Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El festival de Ortigueira regresa a su esencia folk

Cumple 30 veranos y se ha propuesto rescatar la esencia folk de sus inicios, aferrándose a sus raíces galaicas. El Festival de Ortigueira arrancó ayer con una "Noite da Foliada" cien por cien gallega para resucitar el espíritu de los primeros años. Nació puro y celta, en 1978, pegado al fol de la gaita. Fue creciendo hasta poner a Ortigueira como Fiesta de Interés Turístico Internacional, desbordando las calles de una villa de apenas 2.000 habitantes. En sus tres décadas de historia, el mayor festival de música folk, medró imparable en asistencia, presupuesto e influencias musicales. Llegó a flirtear clandestinamente con los sonidos tecno a golpe bafle haciendo peligrar su esencia atlántica.

La organización del festival respondió a las exigencias de los más ortodoxos diseñando un cartel que, en su trigésima edición, sube al escenario a tres formaciones históricas que han erigido en embajadores globales del celtismo musical: Moving Hearts (Irlanda), The Boys of the Lough (Escocia) y los legendarios The Dubliners. Las tres bandas se mezclarán con los sonidos gallegos más genuinos, como los que ayer arrancaron de las gargantas de las 16 canteiras de Malvela, con alguna ya octogenaria como Carmen Pérez, que a sus 82 años será una de las artistas más veteranas del escenario principal de Estrella Galicia.

Cantareiras

A los cánticos tradicionales de las cantareiras de Mos, siguió de madrugada el espíritu festivo del quinteto compostelano Xochilmica, y la personal improvisación de la Banda das Crechas. La Escola de Gaitas de Ortigueira tomará esta noche el relevo para abrir una propuesta multicultural que navega desde los gallegos Sondeseu, a las "piruetas vocales" del trío finlandés Värttina (Finlandia) y el mestizaje de la banda berlinesa "17 hippies". La lluvia no desanimó a los miles de campistas que desde mediados de esta semana colonizan el pinar ortegano de Morouzos para asistir a 25 conciertos en 96 horas de música en directo. Más de 200 personas -efectivos de la Policía Local, la Guardia Civil, Protección Civil y servicios de limpieza- se ocuparán hasta el domingo de garantizar la seguridad de un evento totalmente gratuito con el presupuesto más alto de su historia (700.000 euros). Otros grupos locales y escuelas de percusión completan programación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de julio de 2008