Un relevante 'abertzale' avisó al 'lehendakari' de la minitregua de ETA

Ibarretxe supo la semana antes de votar su consulta que no habría atentados

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, tuvo conocimiento entre el 20 y 21 de junio, una semana antes del pleno del Parlamento vasco sobre el proyecto de ley de la consulta, que se debatió el día 27, de que ETA no iba a atentar ni en esa fecha ni en los días próximos. El conocimiento lo tuvo por vías indirectas, a través de una persona significada, vinculada a la izquierda abertzale.

Esta misma tesis, la de "la distensión" del grupo etarra en las fechas próximas al pleno del Parlamento vasco, del 27 de junio, es sostenida por algunos representantes del PNV.

En la decisión primó el cálculo político, no el apoyo al presidente vasco

Más información

Los hechos lo confirman, además. Tras una sostenida campaña de atentados durante la primavera, el 8 de junio ETA realizó el último contra las instalaciones del periódico El Correo de Bilbao. No hubo más atentados hasta el pleno del Parlamento vasco, el 27 de junio. Posteriormente, el 4 de julio, ETA voló con una bomba un repetidor del Gobierno vasco, situado en la sierra alavesa de Elguea.

Las fuentes nacionalistas consultadas estiman, también, que esta "distensión" puede terminar en cualquier momento. Algunas fuentes apuntan a que ETA podría reaparecer con fuerza en el momento en que el Gobierno central recurra contra el proyecto de ley de consulta de Ibarretxe.

Fuentes de la lucha antiterrorista atribuyen, a su vez, "la distensión" a que "ETA atraviesa una situación de desconcierto e inseguridad interna, tras la detención de su dirigente Javier López Peña", en Burdeos (Francia) el pasado 20 de mayo.

Esta actitud de ETA no significa que exista convergencia de intereses entre el lehendakari y los etarras. Tampoco consta que el presidente del Gobierno vasco haya tratado de acordar una tregua o una "etapa de distensión" con la banda terrorista para asegurar la tranquilidad del pleno del 27 de junio. Más bien, al contrario.

"La decisión de ETA, realizada a través del Partido Comunista de las Tierras Vascas, de permitir que saliera aprobado el proyecto de ley de consulta de Ibarretxe, el 27 de junio, y de que se celebrase en ausencia de violencia estuvo guiada por sus intereses políticos y no por sacar del apuro al lehendakari, que arriesgaba su cargo si perdía la votación", según fuentes nacionalistas.

Dicha decisión fue precedida de una fuerte discusión en el seno de la izquierda abertzale entre el sector de Ezker Abertzalea y las Gestoras pro-amnistia, Jarrai, etc. El resultado fue un respaldo mínimo del PCTV, el de un voto, para que saliera el proyecto de ley por la mínima y un discurso totalmente descalificador por su portavoz, Nekane Erauskin.

No hubo, por tanto, confluencia de intereses del lehendakari con ETA y el PCTV. "Primó el cálculo político en la decisión del PCTV -la actual marca parlamentaria de Batasuna- para dar paso al proyecto de ley de consulta. Apoyarlo era el mal menor y un balón de oxígeno para la izquierda abertzale. El rechazo del proyecto de ley en el Parlamento vasco hubiera desencandenado el adelanto electoral y, con ello, la previsible salida de la izquierda abertzale del Parlamento al que, previsiblemente, no regresará", señalan fuentes nacionalistas.

La <i>vicelehendakari</i>, Idoia Zenarruzabeitia.
La <i>vicelehendakari</i>, Idoia Zenarruzabeitia.L. RICO

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50