Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cambio de ciclo

Ordóñez cree que la crisis puede prolongarse más de lo esperado

El BBVA pronostica un estancamiento del PIB en el segundo trimestre - Caja Madrid habla de recesión y Solbes pide esperar a los datos oficiales

Dicen que un pesimista es un optimista bien informado. El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quiso cumplir esta premisa. El hecho es que, como si hubieran visto una negra aparición, ayer no hubo nadie que frenara la ola de pesimismo que barrió los principales foros y centros de estudios económicos. Ni siquiera el ministro de Economía, Pedro Solbes, llevó la contraria a los agoreros; sólo se limitó a pedir tiempo para conocer los datos reales. Ordóñez advirtió de que la situación de los mercados financieros internacionales "dista mucho de haberse normalizado plenamente; más bien parece interaccionar negativamente con las perspectivas macroeconómicas, que se han deteriorado de un modo generalizado".

Los economistas rebajan la previsión de crecimiento para 2008 medio punto

El supervisor dice que los márgenes empresariales han elevado la inflación

El gobernador recordó que, según el Fondo Monetario Internacional, el crecimiento global se reducirá hasta el 3,7% este año, 1,2 puntos porcentuales menos que en 2007, y un punto y medio menos de lo que se anticipaba antes de las turbulencias. No ocultó un dato positivo: que se aleja el fantasma "de la recesión global y que la desaceleración mundial está siendo menor de lo esperado".

Sin embargo, esta mejoría no evita que la inflación y la volatilidad de los mercados se conviertan en borrascas. Por eso, "la fase de crecimiento bajo en la que hemos entrado podría prolongarse más de lo inicialmente esperado", dijo. En su intervención en un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio Americana en España, no quiso precisar el crecimiento de la economía en el segundo trimestre "hasta que tenga los datos del Servicio de Estudios, dentro de 15 días".

No obstante, para sorpresa de los presentes, avanzó que las economías de la UE están cayendo más que la española "y quizá Alemania tenga recesión o un trimestre de crecimiento negativo". Ordóñez reconoció que los márgenes empresariales han sido los culpables de la inflación en el pasado, pero que ahora el riesgo es que sean los salarios si se suben según la inflación. Lo mismo pidió el consejero del BCE, José Manuel González-Páramo, que dijo que esta subida de salarios provocó desempleos masivos en las crisis del petróleo de los años setenta y ochenta. Ordóñez descartó cualquier ayuda pública a las constructoras o la banca. "Más vale quitárselo de la cabeza cuanto antes y ponerse a trabajar. Hay problemas que no debe ni puede resolver el Gobierno", zanjó.

David Vegara, secretario de Estado de Economía, también reconoció que el "deterioro" se ha producido con "más rapidez de la prevista por los analistas", y, aunque no ha sido "una sorpresa", sí lo ha sido "su rapidez e intensidad", informa Pilar Álvarez desde Santander. Vegara auguró que este "periodo de ajuste" continuará en los próximos meses en forma de crecimiento débil con deterioro de empleo, pérdida de poder adquisitivo de las familias y dificultad en el acceso a crédito de las empresas. En cualquier caso, aclaró que no habrá "estancamiento" y que la situación será "más vigorosa" en el segundo trimestre del próximo año.

El Servicio de Estudios del BBVA, por su parte, señaló en un informe que hay "un brusco deterioro de la economía española". Sus estimaciones son que el PIB del segundo trimestre tendrá "crecimiento cero tras el 0,3% del primer trimestre". El vicepresidente segundo puso entre paréntesis las previsiones del BBVA y apuntó que es necesario esperar a conocer los datos oficiales.

La Fundación de las Cajas de Ahorros, Funcas, también avanzó malas noticias. Un total de 12 de los 14 expertos consultados rebajaron la previsión de crecimiento de la economía española en 2008, que se recorta en cinco décimas porcentuales, hasta el 1,7%. Según este panel, el recorte será aún mayor para 2009, con una rebaja del PIB de siete décimas porcentuales hasta el 1%. El presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, afirmó que es probable que la economía española entre en recesión a finales de este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de julio de 2008