21 ciudades logran subvenciones para planes de mejora de barrios

La quinta convocatoria de ayudas suma 99 millones

La Generalitat dio a conocer ayer los 22 proyectos de mejora de barrios de 21 ciudades catalanas (Barcelona tiene dos) que recibirán ayudas de la quinta convocatoria de la Ley de Barrios. En total, los proyectos seleccionados recibirán subvenciones por valor de 198 millones de euros. Como en las convocatorias anteriores, la mitad del coste de los proyectos la pagará la Generalitat (99 millones) y la otra mitad correrá a cargo de los ayuntamientos.

Por presupuesto, en la presente convocatoria destacan los dos proyectos de mejora presentados por Barcelona (los barrios de la Barceloneta, del distrito de Ciutat Vella, y Besòs Maresme, de Sant Martí, por 16 y 14 millones, respectivamente); el barrio de Can Vidalet de Esplugues de Llobregat (13 millones); el centro de Santa Coloma de Gramenet (15 millones); La Maurina de Terrassa (16), y el centro histórico y La Calla de Vic (15,7 millones).

La Ley de Barrios fue una de las primeras decisiones que tomó el primer tripartito en el año 2004 y su objetivo es realizar potentes inversiones públicas para impulsar la mejora de barrios con problemas endémicos en su cohesión social y económica, en su parque de viviendas, o, a menudo, todo junto. Planes que no serían posibles de otra forma, o serían eternos.

Ayer, por ejemplo, la alcaldesa de Esplugues de Llobregat, Pilar Díaz, aseguró que los 13 millones que recibirá Can Vidalet permitirán "hacer en cuatro años una inversión que habría necesitado décadas", informa Efe. Díaz recordó que Can Vidalet es "un barrio obrero, hecho por sus ciudadanos y que merecía un punto de inflexión como el que supone la Ley de Barrios".

Los barrios que reciben las subvenciones suelen compartir realidades como una elevada densidad de población, compuesta por vecinos ya mayores, que llevan allí muchos años, e inmigrantes que ocupan sus atrotinados parques de vivienda, como ocurre en Can Vidalet.

Aunque los proyectos nunca incluyen la construcción de nuevas viviendas, sí prevén ayudas para impulsar la rehabilitación o la instalación de ascensores. Los otros capítulos de las actuaciones son la mejora del espacio público y la dotación de zonas verdes, la construcción de equipamientos, la incorporación de tecnologías de la información y elementos que fomenten la sostenibilidad y la accesibilidad en los edificios, y programas de mejora social, urbanística y económica.

El consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, subrayó que sumando las cinco convocatorias, las subvenciones ascienden a 1.000 millones de euros para 91 proyectos. "Es la inversión más importante en políticas urbanas que se ha hecho jamás en Europa", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de julio de 2008.