Cosa de dos
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Otro doble

Lalola (Antena 3) arrastra tantos precedentes que estaba obligada a ser o muy original o una buena copia de algo. El primer capítulo no apuntó ninguna de las dos cosas.

Lalola está demasiado cerca de Yo soy Bea (aquí, una chica fea ocultando una belleza, y allí, un chico en el cuerpo de una chica).

El tema del doble tiene mucha literatura y mucho cine. R. L. Stevenson modernizó este mito con Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Sin ir a los altares del cine, inspiró a Jerry Lewis una versión con un profesor miope y, su doble, el joven Love, un playboy fascinante en el planeta femenino.

Antena 3 estrenó la versión española de un producto argentino, con numerosos premios, el domingo por la noche para, tras presentarlo en el reino del prime time, enviarlo a pelear en la tarde, donde sigue triunfando Yo soy Bea (Tele 5), incluso sin ella. Lalola cuenta con buenos actores, a quien alguien les debe haber dicho que extremen la farsa. El problema es que estén proponiendo perpetuamente la sonrisa, y ésta no llega. Al menos, el día del estreno. El éxito argentino se fundamentó en ridiculizar las actitudes más groseramente machistas. Pero no basta con empedrarlo de buenas intenciones.

Más información
'La familia Mata' se despide con buenas cifras de audiencia

Otro lanzamiento veraniego es El muro infernal (La Sexta). Los concursantes deben adoptar determinadas posturas para coincidir con el agujero de un muro moviente que, si no, los empujará a una piscina.

Esta misma prueba la hacían en un concurso de otra cadena (Nadie es perfecto), que enfrentaba a guapos con listos, en la hipótesis de que no se puede ser las dos cosas a la vez. Pero ahí duraba poquito. En El muro infernal pretenden que esto guste durante mucho más rato. Es como si el agotado Humor amarillo sólo propusiera un único juego y un único chiste: el concursante en remojo.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS