Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas rechaza el derecho de voto para los inmigrantes que propone el PSOE

El secretario general de Convergència Democràtica, Artur Mas, criticó ayer los resultados del reciente congreso del PSOE porque se centran en cuestiones que "no son prioritarias", como el derecho de voto de los inmigrantes. Mas arremetió contra la propuesta del PSOE y lamentó que "los socialistas crean que el voto es lo prioritario", cuando a su juicio hay que abordar "cómo controlar mejor la inmigración, cómo seleccionarla en origen o cómo integrarla". También evidenció su desacuerdo en cuestiones como la eutanasia y la ley del aborto, pero apeló a la "conciencia individual".

Para tratar de arrojar luz sobre sus tesis, Mas avanzó que CiU "no actuará ni como Berlusconi ni como Zapatero, que son los dos extremos", es decir, ni aprueba el "voto para todos", según él, del PSOE, ni la mano dura del primer ministro italiano.

¿Cuál es la propuesta de Mas? Pues la postura de Convergència se basa en pedir a los inmigrantes que demuestren su "voluntad de integración", aunque no concretó cómo se podría objetivar este extremo.

Con el congreso de CDC este fin de semana se dará pátina doctrinaria a la política de inmigración que desearían aplicar los nacionalistas si alcanzan el Gobierno de la Generalitat. Y todo ello pasa por la integración del inmigrante, fundamentada en el cumplimiento del llamado "contrato con Cataluña". Esta fórmula ya ha sido presentada por CDC en anteriores convocatorias electorales.

Integración identitaria

Dos de las cuatro ponencias -la de acción política y la de refundación del catalanismo- tratan la cuestión. En la de refundación y "casa grande" del catalanismo se recuerda que "es catalán quien se siente así o quien vive en Cataluña y lo quiere ser", y se defiende la idea de "un contrato con el nuevo ciudadano". En el texto sobre acción política, se critica la gestión que hace la Administración central de la nacionalización de inmigrantes, porque "tiende a crear diferencias entre las propias personas inmigradas, ya que dependen del origen".

Teniendo en cuenta que "la cultura y la lengua catalanas deben ser el punto de encuentro", la propuesta de la dirección de CDC asume que "los inmigrantes pueden votar -en las elecciones municipales- siempre que acrediten el arraigo a través del contrato con Cataluña".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de julio de 2008