Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ARIEL ROT Y ALEJO STIVEL | Miembros de Tequila

"Tenemos ganado un puesto en el 'rock and roll' en español"

Tras un breve rodaje en pequeñas salas, el grupo Tequila tocó ayer ante sus seguidores en el Bilbao BBK Live. Comandado por el guitarrista Ariel Rot (Buenos Aires, 1960) y el cantante Alejo Stivel (Buenos Aires, 1959), compositores principales y únicos supervivientes de la formación original, el grupo ha puesto fin a 25 años de retiro para volver sus viejos éxitos.

Pregunta. ¿Qué sensación se tiene ante una reaparición?

Alejo Stivel. En mi caso siento inquietud, nerviosismo, tensión, excitación, ilusión. Miles de sensaciones se mezclan dentro mí después de tantos años. Ariel está más tranquilo porque tiene mucho más oficio, nunca se ha bajado del escenario en este tiempo.

P. ¿Verles ahora será como haberles visto hace 30 años?

"Siempre fuimos a contracorriente. Salimos en una situación hostil"

AS. Evidentemente, no será igual. El fondo es el mismo, y la forma puede que haya variado. Tocamos el otro día en Pachá, como presentación ante los medios, y la gente decía: "Sonáis muchísimo mejor que antes". Algo se aprende con los años.

Ariel Rot. Nosotros somos diferentes, pero la esencia sigue estando ahí; seguimos disfrutando del rock and roll, seguimos pensando que es para subir al escenario y sufrir ese trance. Y no seguir un guión, sino dejar que las cosas fluyan.

P. A Stivel se le ve menos impetuoso. ¿Es algo estudiado, o cierta timidez tras 25 años alejado de los escenarios?

AS. No, el comportamiento físico no puede ser el mismo a los 18 años que 25 años después. El lenguaje corporal varía con el tiempo. No puedo pretender ser el chaval que era.

P. ¿Se siente cómodo cantando historias que hablan de largarse de casa y del rollo de ir a clase?

AS. Al principio sí decía "qué raro va a ser cantar canciones de adolescentes", pero era convención artística o cultural. Es como cuando te juntas con los amigos y cantas canciones de los Beatles o de Chuck Berry, que a los 80 años sigue cantando Sweet little sixteen a una chica de 16 años.

P. ¿Regresar ahora no es ir contracorriente? No son buenos tiempos para el rock and roll.

AS. Es cierto, pero eso no nos va a detener porque siempre fuimos contracorriente. Cuando salimos eran pésimos tiempos para el rock and roll, muchísimo peores que ahora; la música estaba copada por cantantes melódicos, románticos, horteras, y completamente desfasados. Ni la industria discográfica, ni los medios, ni nada, estaban proclives al rock and roll. Salimos nosotros, a contracorriente, en una situación hostil, y nos fue bien.

P. ¿Es sólo un capricho, o vuelven para quedarse?

AR. Yo creo que es un paréntesis que se puede repetir en cualquier momento, porque recién ahora empezamos a disfrutarlo. En los primeros meses pasó como en los embarazos, que hay ciertos mareos, y en las últimas semanas nos convertimos de verdad en una banda poderosa de rock.

P. En su día exprimieron al máximo el lema "sexo, droga y rock and roll".

AR. Eso es una cuestión de vestuarios pero, obviamente, ése es un eslogan un poco juvenil. A estas alturas de nuestra vida, por suerte, hay un montón de ingredientes más.

P. También se asegurarán de que sus representantes no se queden todo el dinero. En su día, pese al éxito, no hicieron mucha caja.

AR. Es cierto. Por un lado por la inexperiencia y por otro porque el rock and roll todavía estaba en un estado paupérrimo. Ahora, afortunadamente, todo es más transparente y no tenemos que tener ningún cuidado.

P. ¿Son conscientes de su grandeza?

AS. Bueno, no quiero sonar pedante, pero sabemos que tenemos un puesto privilegiado en la historia del rock and roll en español, que hemos influido en mucha gente y que la historia no sería la misma sin nosotros. Pero tampoco nos lo tomamos con demasiada solemnidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de julio de 2008