Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Russafa, unida en defensa de su parque

Los grupos de vecinos del barrio hacen frente común por su única zona verde

Russafa hace frente común para defender su parque, el Manuel Granero, la única zona verde que existe en el barrio. El objetivo ha unido a las dos grandes asociaciones de vecinos (de orientación política contraria), y a una legión de pequeños colectivos, comercios, comunidades religiosas, y fallas. El Ayuntamiento de Valencia baraja arrancar la arboleda del Manuel Granero, construir debajo un aparcamiento, y volver a replantarla. Unas obras que dejarían al barrio sin parque, al menos, durante 24 meses, y que pondrían en riesgo la vida de los árboles.

Un día después de la tumultuosa junta municipal de Russafa del jueves, cuyo presidente, Vicente Aleixandre, del PP, tuvo que abandonar entre insultos de un sector de los vecinos y escoltado por la policía, la alcaldesa Rita Barberá (que condenó los hechos) insistió en que las decisiones sobre el parque se adoptarán "por consenso". Pero los vecinos no se fían. Hace unos días, sin aviso previo, se encontraron una zona del parque cerrada y a un grupo de obreros realizando "catas de viabilidad" del aparcamiento con grandes máquinas.

"¿Tú pagarías la tasación de un piso si no fueras a comprarlo?", pregunta Inmaculada Bauset, portavoz de la Plataforma per Russafa, y añade: "En el Ayuntamiento se llenan la boca de hablar de participación, cuando la verdad es que para ellos los ciudadanos somos una molestia". Y Giovanni Donnini, presidente de la Plataforma Russafa-Gran Vía, que negoció sin éxito un acuerdo con el Consistorio, afirma: "Les pedimos que en el futuro parque los árboles tuvieran la misma altura que ahora; que habilitaran otra zona verde mientras duraran las obras, y que las plazas del aparcamiento fueran total o prioritariamente para los vecinos. Pero sólo aceptaron la última".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de julio de 2008