Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada cinco bebés nace en España de madre extranjera

La tasa de natalidad sube a 1,39 hijos por mujer, aún lejos de la media europea

Uno de cada cinco niños que nacen en España es hijo de madre extranjera, así que, los inmigrantes, que suponen alrededor del 10% de la población, siguen colaborando sustancialmente en las magras cifras de natalicios que aún presenta España. En 2007, todavía con datos provisionales, nacieron 491.183 bebés, 92.992 de ellos hijos de extranjeras, una cifra que ha aumentado más de un 16%. Las mujeres marroquíes son las que más hijos aportaron entre las extranjeras.

En 2007 vieron la luz 8.226 niños más que el año anterior. Pero también la población en edad fértil experimentó un crecimiento con la inmigración, por tanto, no puede decirse que la tasa de natalidad esté dando un salto considerable. Ni mucho menos. La tasa de natalidad apenas ha subido una centésima, un crecimiento inferior al registrado en los últimos años.

Los datos que ayer publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que la media de hijos por mujer es de 1,39. En 2006 era de 1,38. Aunque la tendencia sigue al alza desde el cambio de siglo, a comienzos de esta década los aumentos año tras año eran algo superiores, de tres y cuatro centésimas. "No es para echar las campanas al vuelo. Se trata de un crecimiento levísimo de nuestra tasa de natalidad y todavía muy alejado de los países nórdicos, por ejemplo, que tienen un Estado del bienestar más consolidado y dedican un porcentaje de su PIB a ayudas a la familia muy superior al español", explica la demógrafa del CSIC Margarita Delgado.

Si la tasa de natalidad no repunta, el riesgo inmediato es el envejecimiento de la población, algo que está ocurriendo en España. El crecimiento vegetativo es menor que en 2006. Es decir, la diferencia entre los niños que nacen y las personas que mueren fue de 106.741 habitantes, una cifra inferior a la de 2006. En algunas comunidades el crecimiento vegetativo no sale de la UVI. En seis de ella muere más gente que nace, pero en Asturias, Castilla y León y Galicia la diferencia es preocupante porque mueren algunos miles más de los que nacen. Asturias tiene un crecimiento vegetativo negativo de 4.727 personas; de 6.768 en Castilla y León y de más de 8.000 en Galicia. Pero también Aragón y Extremadura presentan datos negativos aunque mucho menores.

En total, el año pasado fallecieron 384.442 personas, de las cuales 10.460 eran extranjeras, lo que supone un 2,7% de las defunciones. Se trata, en estos casos, de ancianos de países de la Unión Europea, británicos y alemanes, principalmente, que llegan a España a edades avanzadas.

También desciende el número de matrimonios, que se situó en 2007 en 203.697, lo que significa que hubo 4.069 bodas menos. Por cada 1.000 habitantes se casaron 4,47 mientras que un año antes la tasa era de 4,62. Por esta razón, cada vez son más los niños que nacen en parejas que no han contraído matrimonio, ni por lo civil, ni por la Iglesia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de julio de 2008