El Pentágono disipa la amenaza de un ataque a Irán

El almirante Mullen se pronuncia en contra de abrir un "tercer frente"

El almirante Michael Mullen, jefe del Estado Mayor de EE UU, dijo el pasado miércoles que los métodos para "contener a Irán" deben ser, de momento, "exclusivamente no militares". El comandante de mayor rango de las tropas estadounidenses añadió que un ataque norteamericano o israelí al régimen de los ayatolás podría incrementar la desestabilización que se vive en Oriente Próximo. "Abrir un tercer frente de guerra [después de Irak y Afganistán] añadiría una presión extrema sobre nuestras tropas", dijo.

El comandante expresó su preferencia por sanciones económicas y diplomáticas a Teherán, sin cerrar las puertas a un posible diálogo. "Cuando hablo de diálogo", explicó Mullen, "me refiero a algo muy amplio, entre la totalidad de nuestro Gobierno y el suyo que debe ser conducido desde una perspectiva política y diplomática". EE UU considera a Irán una fuente constante de tensión en Oriente Próximo, por su programa nuclear y por su financiación y abastecimiento de grupos terroristas en países vecinos como Hezbolá en Líbano y Hamás en los territorios palestinos.

Varios oficiales iraníes han amenazado recientemente con interrumpir el acceso al estrecho de Ormuz, la entrada marítima al golfo Pérsico y el canal por el que se abastece un 20% de la demanda mundial de petróleo. "Es un punto estratégico que lógicamente nos preocupa mucho", dijo Mullen. "Pero no es algo nuevo. Esta posibilidad nos ha preocupado por muchos años". El almirante añadió que no cree "que Irán tenga la capacidad" de cortar totalmente el paso. Mullen estuvo recientemente en Israel, donde se reunió con mandos militares para evaluar la solidez de las amenazas de atacar Irán. El mes pasado la aviación israelí escenificó un eventual ataque contra las instalaciones nucleares iraníes.

Israel e Irán, frente a frente

ISRAEL

Su capacidad armamentística es inferior a la de Irán, pero un ataque fulminante podría afectar a los planes nucleares de Teherán durante años.

Aire

- 500 aviones de combate, incluyendo los avanzados F-15 y F-16 de EE UU, con capacidad para alcanzar y bombardear el oeste de Irán.

- Radares de última generación con los que se puede atravesar territorio árabe hostil sin ser detectado y atacar el país de los ayatolás.

- Bombas inteligentes. El uso de satélites permitiría bombardear instalaciones nucleares sin penetrar en territorio iraní.

- Misiles Jericó. Proyectiles de larga distancia, con capacidad para portar cabezas nucleares.

Mar

- Tres submarinos Delfín que podrían situarse frente a la costa iraní en un mes.

- Torpedos. Diez por submarino, con capacidad para alcanzar las defensas aéreas del enemigo.

Tierra

- Comandos. Operativos para marcar objetivos clave que serían atacados por la aviación israelí.

IRÁN

La intervención de EE UU podría superar sus fuerzas, pero Irán se caracteriza por utilizar tácticas asimétricas y poco convencionales.

- Atacar la ruta del petróleo. Teherán ha amenazado con bloquear la ruta del golfo Pérsico en caso de ser atacada. En los años 80, atacaba a los petroleros con pequeñas lanchas.

- Misiles Shahab 3. Capaces de alcanzar Israel y las bases estadounidenses en la región.

- Alentar la violencia en Irak. Washington acusa a Irán, que lo niega, de pasar armamento a la insurgencia iraquí en su lucha contra EE UU.

- Desestabilizar Afganistán. Crear el caos armando al vecino talibán podría hacer que Estados Unidos perdiera fuerza en la zona.

- Aliados. Ante un posible ataque, Irán podría acudir a grupos islámicos, como Hezbolá o Hamás, para hacer frente común al enemigo.

- Toma de rehenes. Una baza clave que Irán ya utilizó en la década de los 80.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de julio de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50