_
_
_
_

Turismo incita a los gallegos a no viajar fuera por la crisis

El temor a la crisis está en la mente de todos, empezando por los programadores turísticos, conscientes de que este verano toca ahorrar. Las campañas creativas de turismo de Galicia, vuelven a la carga en la misma línea: emocionar. Pero esta vez, dirigidas a los propios gallegos, recordándoles lo "acogedores, auténticos y especiales" que son, para que elijan quedarse recorriendo Galicia este verano y de paso, o del otro lado, sean conscientes de que su carácter es clave para que los turistas vengan, se queden y repitan.

Esta es la estrategia que han seguido la Consellería de Turismo y la Sociedad de Imagen y Promoción Turística (Turgalicia) que ayer presentó la campaña Galicia é como ti es, Galicia es ti. Si bien la anterior, publicitada en toda España desde el verano de 2007, estaba destinada a despertar la sensibilización de todo el país, ésta se centra sólo en Galicia. Su fin es que los gallegos "asuman que forman parte del buen funcionamiento de su economía". En palabras del director general de Turismo, Rubén Lois, "en este mundo cada vez más global, nuestro carácter es un valor en sí. Este es un territorio único", añadió.

La hospitalidad, clave

El responsable de Turismo quiso incidir en la relación existente entre los valores que, según él, tienen la tierra y el pueblo gallego -el paisaje, el patrimonio, el carácter, la empatía, el folclore o la gastronomía- y la economía. Según él, todas estas cualidades revierten en la economía gallega. El director general pasó de puntillas por la crisis económica, y se detuvo un rato para hablar de los turistas que esperan este verano. "No es un año de tantas alegrías económicas", explicó, "la situación económica no es tan expansiva como otros años", añadió Lois, "pero la gente se va a mover en radios menores, y los turistas de mercados próximos, vendrán aquí".

¿Pero qué dicen los aludidos? Algunos de ellos, que saldrán, aunque sea pocos días, y otros, como Mercedes, este año, lo harán "por aquí". María y Aitor, que acaban de ser padres, cambiarán sus vacaciones por comprarse un coche nuevo para los tres. ¿Y qué piensan sobre si son o no buenos anfitriones? En su mayoría, coinciden en señalar que son expertos en recibir visitantes y cuidarlos. "Completamente de acuerdo", apostilla Aitor, "te lo digo yo que soy vasco, y me quedé a vivir aquí", cuenta riendo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_