Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un modelo de pasarela

FIMI abre el desfile de moda infantil a niños con discapacidades

A las pasarelas se han subido mezclándose con las modelos profesionales presos carcelarios, prostitutas, inmigrantes llegados en pateras, indigentes, gitanos sin papeles en la Italia de Berlusconi... ¿Golpes de efecto en busca de titulares y minutado en los programas televisivos o efectivas acciones de integración social? La 67ª edición de FIMI, que se celebra en Feria Valencia, acoge la iniciativa de la organización junto a la Fundación ONCE, y coincidiendo con el Año Europeo de las Personas con Discapacidad, la Fashion Show by Fundación Once. Por tanto, 17 niños pertenecientes a esta institución desfilan junto con los demás 48 niños en la Pasarela FIMI Primavera-Verano 2009 exhibiendo los modelos de las 18 firmas participantes, tanto de baño como de ceremonia y de moda. "Los discapacitados seguimos siendo ciudadanos de segunda, especialmente por las barreras mentales que tiene la sociedad", afirma el director de Accesibilidad Universal de la Fundación ONCE. En su opinión, propuestas como ésta ayudarán a que pueda cambiar la visión que tiene de ellos la sociedad. Para la directora de FIMI, Pepa Ortiz, este certamen "siempre ha apostado por la igualdad de oportunidades y la pasarela es un momento especial para trabajar en la integración de los niños".

En las colecciones presentadas, espiraciones entre los críticos y aplausos entre los compradores, una de las claves fundamentales del éxito del negocio de la moda infantil. Éstas son: en baño Oh Soleil y DC Kids; en ceremonia, Barcarola y Bugui Bugui; junto a las colecciones de moda infantil de Agatha Ruiz de la Prada Baby, Red Sound (Italia), AKR Kids, El Baúl de Pinocho, Girandola (Portugal), Laranjihna (Portugal), Mim Pi (Holanda), Lourdes, Chupa Chups, Me Too (Dinamarca), Tuc Tuc, Tutto Piccolo, YKZ (Brasil) y Pan con Chocolate. Piezas divertidas, coloristas y frescas. Vestidos de ligera batista de algodón y sedas repletas de flores, prendas traducidas en coloridos estampados gráficos e ingenuas ilustraciones, ropa cómoda y con algunas interesantes experimentaciones con fibras y telas. Y mucho recurso evidente bajo la etiqueta ecológica. Una ecléctica selección de moda infantil que va desde el corte más clásico al sport más informal, desde lo chic hasta lo directamente epatante -como los vestidos para niñas inspirados en Desayuno con diamantes que te cortan el apetito-. Por lo demás, todas las líneas, todos los modos convergen en este, al menos curioso y siempre sorpresivo, quintaesenciador de las tendencias en moda infantil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de julio de 2008