El Gobierno no tendrá 4.000 casas para financiar el AVE en Alicante

El Ayuntamiento reduce las pretensiones de Fomento justo a la mitad

Las rebajas han llegado también al Ayuntamiento de Alicante. El equipo que dirige Luis Díaz Alperi (PP) trazó ayer su propuesta urbanística definitiva sobre los 360.000 metros cuadrados que quedarán liberados con el soterramiento de las vías del AVE a su entrada en Alicante. Sonia Castedo, edil de Urbanismo, explicó que frente a los 420.000 metros cuadrados de edificabilidad que plantean Adif y la sociedad mixta Avant (50% de Fomento, 25% del Ayuntamiento y 25% de la Generalitat) para financiar el soterramiento (y que supondrían 4.000 viviendas), el Ayuntamiento no permitirá más de 220.000 metros cuadrados (que supera los 140.000 metros cuadrados firmados inicialmente y que permitirán entre 1.900 y 2.000 casas). Tras la junta de Avant en la que se sustituyeron varios consejeros, Castedo se reunió con Adif, Avant y la Consejería de Infraestructuras. La edil insistió en que no autorizará más edificabilidad "porque el sector no lo puede asumir" y deja la superficie sin zona verde. La edil criticó que en cinco años el coste de la obra se ha encarecido en más de 400 millones, hasta 600 millones. Ante la falta de acuerdo en el precio del suelo y de las viviendas, una firma privada valorará el terreno.

"Alicante no va a pagar ese incremento del coste del que no tiene la culpa", sentenció. Tanto el Ayuntamiento como Infraestructuras piden explicaciones sobre el sobrecoste. El convenio de 2003 preveía una aportación de unos 120 millones entre Fomento y la Generalitat, mientras que el Ayuntamiento aportaba la edificabilidad. El dinero restante debe salir de la venta de suelo y si es insuficiente, habrá que recurrir nuevas aportaciones públicas. El PSPV cree que cada administración debe poner lo que le corresponda. En septiembre debe haber acuerdo.

Castedo deslizó que Adif amenazó con que si no hay acuerdo el AVE entrará en superficie, aunque fuentes de Adif insistieron en el interés por llegar a un acuerdo ajustándose a lo marcado por el Ayuntamiento.

El urbanismo, según Alperi

El alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, se opone a los planes urbanísticos con los que el Gobierno quiere pagar el soterramiento del AVE en Alicante. Una rigidez que no ha sido la pauta que ha caracterizado la gestión urbanística del Ayuntamiento. Los populares han gestionado el crecimiento de la ciudad con unas 30 modificaciones puntuales. Y coronaron esta anárquica gestión, según colectivos cívicos y oposición, con el polémico Plan Rabassa (13.000 viviendas en 4.000.000 de metros cuadrados). También proyecta en La Sangueta (Centro de Congresos) seis torres, de hasta 24 alturas, para pagar la obra.

En el soterramiento el Ayuntamiento se muestra inflexible y ayer dijo que aprobará provisionalmente en breve el nuevo Plan de Reforma Interior (PRI) de la zona con una edificabilidad que ya recoge el nuevo PGOU, cuyo borrador entregó ayer la firma Laboratorio de Proyectos. Sonia Castedo evitó desvelar datos de un plan "conservador" para el crecimiento de la ciudad y que prevé esté aprobado definitivamente en un año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS