Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

José Montes, economista

Fue presidente del Instituto Nacional de Estadística

José Montes, un gran servidor del Estado, nos ha dejado bruscamente. Con su espíritu eternamente joven, siempre optimista, José Montes animaba las reuniones con su espontaneidad y la profundidad de sus reflexiones a poco que se separara lo que parecía un torrente improvisado de las profundas convicciones que de verdad se escondían tras sus palabras.

Economista, técnico comercial del Estado, José Montes participó activamente en los momentos difíciles de la transición. Primero como secretario general técnico del Ministerio de Economía, luego como subsecretario del mismo ministerio. Desde esos puestos intervino en la ejecución de los Acuerdos de La Moncloa y en la redacción del programa económico que inició la liberalización de la economía española en 1979. Más tarde fue presidente del Instituto Nacional de Estadística y terminó su carrera al servicio del Estado como vocal de la Comisión Nacional del Mercado de Telecomunicaciones. En todos sus destinos luchó siempre por los intereses generales de los españoles con desinterés y coraje. Una de sus preocupaciones esenciales, que le acompañó a lo largo de su carrera profesional, fueron los precios. "El precio del pollo es lo esencial", solía decir cuando discutíamos de la situación económica. Y tenía razón porque, en realidad, lo que expresaba era su convicción de que una alimentación barata y de calidad era una condición insoslayable para la consecución de un nivel de vida elevado. Cuando, para obtener este objetivo, hubo que enfrentarse a intereses creados y tabúes, José Montes nunca dudó en hacerlo desde los puestos de responsabilidad que le fueron confiados.

Era un liberal pragmático, sin alharacas, convencido de la fuerza de las ideas cuando éstas van acompañadas del saber hacer. Cada vez que podía dar un paso adelante para mejorar el funcionamiento de los mercados lo hacía sin herir por ello a nadie, simplemente porque el bien general y el sentido común lo aconsejaban.

Fue un hombre de una calidad excepcional. Excelente colaborador, buen amigo, recto, entusiasta en el cometido de sus misiones, era una persona con la que daba gusto trabajar y charlar, en la que se podía confiar sin limitación alguna. Nos ha dejado inesperadamente, joven aún. Quienes le conocimos y convivimos con él hemos perdido un amigo. Pero España también ha perdido a uno de sus mejores servidores.

José Luis Leal fue ministro de Economía.

José Montes.
José Montes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS