Reportaje:

Fotomaratón para combatir el tópico

Una cincuentena de jóvenes de Vallecas retratan el barrio para reivindicarlo

"Sigue teniendo esa imagen", lamenta Beatriz Ramos, de 20 años. Se refiere a una visión equivocada de Vallecas, que la relaciona con una idea de barrio degradado y en el que hay más delincuencia que en el resto de Madrid. Para derribar esos tópicos, los centros culturales juveniles Villa de Vallecas y el de Santa Eugenia organizaron el 24 y 25 de junio dos fotomaratones para retratar el barrio tal y como lo ven los jóvenes. Les dieron cámaras y los chicos, una cincuentena, se pasearon por Vallecas en turnos de dos horas. Su resultado se expone ya en formato grande en los citados centros.

"A los que no lo conocen les diría que vengan a verlo, que conozcan a la gente del barrio. Siempre se ha hablado de los gitanos o los yonquis. Pero nunca he tenido problemas con nadie", explica Beatriz, una estudiante de segundo de trabajo social que fotografió desde los graffiti del barrio hasta el mismo estadio Teresa Rivero, el del Rayo Vallecano. El equipo de fútbol, tras cuatro largos años en la Segunda División B, acaba de subir a Segunda, y eso ha revolucionado Vallecas: "Cuando hay partidos, los vemos. Mis amigos son de los Bucaneros (los hinchas del Rayo). Ha habido mucha alegría con el ascenso".

Enrique Díaz, 20 años, también es de los que recomienda Vallecas. Y eso que no es su barrio. Él vive en Usera pero ha encontrado en las calles vallecanas el ambiente y la gente que más le divierte: "Tengo un grupo de música, Agua en Polvo. Somos cuatro. Ensayamos en el centro cultural". Precisamente allí, en el Villa de Vallecas, Marta Mediavilla, asesora juvenil, enseña las salas donde tocan grupos como el de Enrique. Según detalla, los centros culturales juveniles están abiertos a la participación exclusiva de los jóvenes, de 14 a 35 años. Y los talleres son acordes a ellos: "Aquí no se hace yoga, sino funky", ejemplifica. "Me encanta la fotografía. Me permite plasmar el momento que yo he visto. Y me encanta Vallecas", ríe Enrique, que se acercó al parque de Palomeras o de las tetas, donde tiene una foto enigmática de una chica vestida de verde subida a uno de esos montículos que dan nombre metafórico al parque. "De allí arriba se ve muy bien todo Madrid, todo Vallecas".

También desde un alto, y con su propia cámara, Jennifer Bejarano, de 17 años, disparó al cielo vallecano: "Es un buen barrio para vivir". O Cecilia Elizabeth, venezolana de 13 años, cuyo primer barrio en España fue Vallecas. Aunque ya no vive allí, Cecilia tiene un gran recuerdo. "Me gusta mucho la gente. Está guay", simplifica. Las fotos también le gustan, aunque ella es más de Facebook: "A mí lo que me gusta es hacerme fotos a mí misma y colgarlas en Internet", explica.

De izquierda a derecha y de arriba abajo, escenas cotidianas de Vallecas tomadas por Jennifer Bejarano (17 años), Beatriz Ramos (20), Cecilia Elizabeth (13) y Enrique Díaz (20).
De izquierda a derecha y de arriba abajo, escenas cotidianas de Vallecas tomadas por Jennifer Bejarano (17 años), Beatriz Ramos (20), Cecilia Elizabeth (13) y Enrique Díaz (20).

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 29 de junio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50