Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luz sin presupuesto ni fecha firme

No hay fecha firme ni presupuesto cerrado, pero José Luis Rodríguez Zapatero y François Fillon sellaron ayer que España deje atrás su histórico aislamiento en materia de abastecimiento eléctrico. La línea de alta tensión que cruzará los Pirineos por la frontera de La Jonquera está ya en construcción en buena parte de su recorrido por Cataluña, pero la solución adoptada ayer -soterrar los 60 kilómetros que hay entre Figueres y Perpiñán- sigue sin gustar a todos.

Para los alcaldes de Girona, el acuerdo se queda corto, pues muchos pueblos donde la línea circulará a cielo abierto verán crecer enormes torres de más de 60 metros de altura en sus aledaños. Con todo, Zapatero y Fillon coincidieron ayer en señalar el acuerdo como "hito histórico". El presidente español hasta se atrevió a ponerle plazo: 2011. Sin embargo, la fecha no consta en el acuerdo escrito, que reza que la interconexión se ejecutará "lo antes posible".

La cumbre también abordó tangencialmente otra polémica interconexión: el trasvase de agua desde el río Ródano hasta Barcelona, que el Gobierno catalán rechaza, la oposición de CiU apoya y el PSOE se ha comprometido a "estudiar". El presidente del Languedoc Roussillon, Georges Freche, ofreció ayer llevar a Barcelona hasta 860 litros por segundo del sobrante de una conducción que su Gobierno quiere construir entre Montpellier y Perpiñán. Montilla se limitó a responder que España ya ha optado por otra solución, las desalinizadoras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 2008