Reportaje:

La muralla islámica, convertida en vertedero

La Comunidad, desde Patrimonio, se ha planteado sancionar al Consistorio

Los turistas que bajan por la cuesta de la Vega para ver la cripta de la catedral de la Almudena no entienden nada. Se asoman a la barandilla que da al parque del Emir Mohamed I, cerrado a cal y canto desde hace años, y ven las ruinas de la antigua muralla islámica de Mayrit. Éstas no están protegidas con cristales como las de las calles adyacentes a Mayor, ni iluminadas. Entre los arcos de piedra descubren atónitos las cajas de cartón de los indigentes que se refugian allí cada noche y que durante el día dejan empaquetadas sus escasas pertenencias. Ni un cartel, ni una señal, nada que explique qué son aquellos vestigios del pasado, catalogados como Monumento Histórico Artístico por decreto desde el 15 de enero de 1954, pero abandonados a su suerte por las administraciones hoy y desde hace años pese a las reiteradas y periódicas denuncias de vecinos y de la oposición municipal.

En la concejalía de Las Artes dicen que "la muralla está en buen estado"
Una asociación de vecinos es la que ha urgido la actuación para su conservación

"La Dirección General de Patrimonio expone su preocupación por las condiciones de deterioro en que se encuentra la muralla islámica y sus alrededores y solicita que se adopten las medidas necesarias para resolver la situación y evitar el progresivo deterioro del Bien de Interés Cultural de titularidad municipal". Es el acta del pasado 11 de abril de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid. El siguiente paso, si no se actúa con celeridad en el asunto, según fuentes de la Consejería de Cultura, "es estudiar abrir un expediente sancionador". "Ya hemos mostrado nuestra preocupación y ofrecido nuestra colaboración", aseguran.

Construida durante el Gobierno del emir de Córdoba, Mohamed I (852-886), la muralla árabe es el edificio más antiguo conservado en Madrid, a excepción del Templo de Debod, según el profesor y arquitecto Manuel Retuerce Velasco. Los datos más recientes datan la construcción del recinto defensivo del Madrid islámico en torno al año 880. En total, englobaba una superficie de unas cuatro hectáreas, con un perímetro que iba desde la plaza de la Armería (conocida como explanada de la Almudena) a la cuesta de la Vega, continuaba bajo los cimientos de la sede de Capitanía General, luego por la calle del Factor y de Bailén, hasta cerrar de nuevo en la plaza de la Armería.

Nada de esto pueden conocer los guiris al asomarse a la barandilla de un parque condenado al olvido por el Ayuntamiento y ocupado en parte por indigentes e inmigrantes que han instalado allí, directamente, sus tiendas de campaña. Un lugar que, hasta hace tres años, era uno de los escenarios de los Veranos de la Villa, junto con los jardines de Sabatini, al otro lado de la catedral o los patios del Conde Duque.

Ayer, en la comisión de Las Artes del Ayuntamiento, los representantes de Cultura del PSOE, Daniel Viondi, e Izquierda Unida, Milagros Hernández, volvieron a lanzar sendas preguntas al respecto, urgidos ahora por las protestas de los Amigos del Foro Cultural de Madrid. Se trata de una asociación cultural dedicada a la defensa, promoción y difusión de la historia, cultura y patrimonio de la capital. "Es un escándalo que dejen que se pudra nuestro patrimonio", dice Conchi Navarrete, portavoz de la asociación. "Cada vez que protestamos con cartas, que hemos mandado al alcalde y a los grupos políticos, mandan a los servicios de limpieza a pasar el rastrillo por el parque, donde no podemos entrar porque está candado, pero los indigentes saltan sin problemas por aquí", dice, señalando una valla de menos de un metro.

La respuesta del gobierno municipal, en voz de la directora general de Infraestructuras Culturales, Carmen Rojas, no pudo ser más insustancial. La responsable del área, que no aludió en ningún momento a la petición de Patrimonio y justificó que el parque estaba cerrado "por falta de aforo, por quedarse pequeño", se limitó a decir que el asunto "era competencia de Medio Ambiente [en cuanto a la limpieza] y Asuntos Sociales" pero que, "aun así", "tenía la deferencia de responder". Echó balones fuera y dijo que, cuando actuaran las otras concejalías "y en caso de existir requerimiento", intervendrían. Fuentes de la concejalía de Las Artes aseguraron, sin embargo, que "quizá no fuese necesario porque la muralla está en buen estado".

Estado que presentaban las ruinas de la muralla árabe, ayer.
Estado que presentaban las ruinas de la muralla árabe, ayer.CRISTÓBAL MANUEL

Sobre la firma

Patricia Ortega Dolz

Es reportera de EL PAÍS desde 2001, especializada en Interior (Seguridad, Sucesos y Terrorismo). Ha desarrollado su carrera en este diario en distintas secciones: Local, Nacional, Domingo, o Revista, cultivando principalmente el género del Reportaje, ahora también audiovisual. Ha vivido en Nueva York y Shanghai y es autora de "Madrid en 20 vinos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS