Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peces-Barba vincula con el franquismo al sector del PP más crítico con Rajoy

Gregorio Peces-Barba, ex presidente del Congreso y uno de los padres de la Constitución, identificó ayer al "grupo minoritario" de la antigua Alianza Popular que "no apoyó la Constitución y más tarde alentó la trama civil del 23-F" por sus "nostalgias franquistas" con quienes hoy "no entienden el proyecto de Rajoy" en el PP. Peces-Barba hizo esta denuncia en vísperas del congreso del PP, en presencia de numerosos políticos representativos de la extinta UCD -muchos fueron ministros- y en un marco especial: la presentación de Fundación Transición Española.

El objetivo de esa fundación es precisamente que "las enseñanzas de la Transición española perduren en nuestra memoria y que las jóvenes generaciones que no la conocieron entiendan que la prosperidad de hoy es fruto de aquel consenso", según señaló su presidente, José Luis Zavala.

La periodista símbolo de la Transición, Rosa María Mateo; el historiador Juan Pablo Fusi; Leopoldo Calvo Sotelo, que habló en nombre de su padre, el recientemente fallecido ex presidente del Gobierno; Peces Barba y Zavala glosaron la importancia de la Transición y la necesidad de mantener viva su memoria con la Fundación. Coincidieron en que la Transición a la democracia y la Constitución de 1978 fueron un éxito excepcional en la historia de España que es necesario conservar, como Fusi demostró en un repaso a los dos últimos siglos de la historia de este país.

Algunos riesgos

Mateo recalcó que los españoles no estamos libres de riesgos y citó las restricciones a la libertad en China; la amenaza que supone para la libertad de expresión que el presidente francés, Nicholas Sarkozy, haya logrado el despido de la estrella de la televisión gala por sus ironías sobre el presidente, y los ataques racistas contra la inmigración en Italia.

Peces Barba, que homenajeó a la extinta UCD al señalar que fue una "bendición para la Transición", apuntó que el esfuerzo histórico de Manuel Fraga por cohesionar a la derecha española no estaba totalmente acabado y que "aún quedan algunos restos de ese colectivo" de "nostálgicos del franquismo", que ubicó en la oposición a Rajoy. No obstante, subrayó que los principales retos pendientes de la Transición están en la permanencia de ETA y las pulsiones soberanistas en los nacionalismos, sobre todo, el vasco. Sugirió, también una "ligera reforma" de la Constitución para garantizar la igualdad entre hombre y mujer en la sucesión de la Corona y reformar el Senado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008