La primera gran protesta ante la crisis

Tres camiones cargados arden en un polígono de Málaga

Tres camiones tráiler cargados de mercancías ardieron ayer en el polígono industrial La Alameda, en Málaga, sin que se produjeran daños personales. El incendio, que afectó sólo a los cajones de los camiones, se originó a las dos de la madrugada por causas desconocidas. El Cuerpo Nacional de Policía investiga la autoría de los hechos.

Además, en varias comunidades se repitieron las agresiones a transportistas y los altercados entre manifestantes. Los mayores disturbios se produjeron en Galicia, en donde 22 personas fueron detenidas por formar parte de piquetes coactivos. Todos ellos "serán procesados y no quedarán impunes", destacó el delegado de Gobierno en Galicia, Manuel Ameijeiras, quien resaltó que dos centenares de camiones todavía necesitan escolta en esta comunidad.

Más información
La huelga allana el camino a la crisis

Conde-Pumpido investiga

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, afirmó en Gijón que la fiscalía está investigando los incidentes ocurridos durante los paros y aseguró que si se aprecian hechos delictivos, actuará con "contundencia".

Conde-Pumpido explicó que cada fiscalía competente analiza los incidentes, y que la Fiscalía General hace un seguimiento de las diligencias y los atestados. El fiscal recordó que durante las movilizaciones ha habido víctimas y graves perjuicios, en referencia al piquetero muerto por atropello en Granada, los incendios de camiones y otros incidentes.

Las dos asociaciones que convocaron la huelga, Fenadismer y Confedetrans, mantienen las movilizaciones, pero algunas agrupaciones regionales se van descolgando poco a poco. Ayer fue la Agrupación Sindical de Transportistas Autónomos de Catalunya (ASTAC), que anunció la finalización del paro en Cataluña. En una asamblea, decidió desconvocar el paro, pero anunció que seguirá luchando y que no parará hasta lograr sus reivindicaciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS