Entrevista:ISABEL CELAÁ | Responsable de Educación del PSE

"El PNV está loco si acompaña a EA en la reforma lingüística"

La responsable de Educación del PSE, Isabel Celaá, no contempla ni en sus peores previsiones que el PNV se embarque con EA en solitario y con el único apoyo del mundo nacionalista en la reforma de los modelos lingüísticos de la enseñanza. Como principal partido de la oposición, los socialistas advierten de que en una cuestión "tan delicada" como la lengua no se puede avanzar sin un acuerdo entre nacionalistas y no nacionalistas. Y ese acuerdo pasa, recalca el PSE, por no arrinconar al castellano.

Pregunta. ¿Cómo ve la gestión de EA al frente de Educación, teniendo entre manos un proyecto de la envergadura de la reforma de los modelos?

Respuesta. Tiene toda la legitimidad del mundo para gestionar la cartera, pero no tiene la representación suficiente. Educación es una cartera muy delicada y lo es más en una comunidad tan plural y diversa como Euskadi. Hay que conjugar muchas formas de sentirse vascos y la educación es capital. Es la filosofía central, y hay que acordarla entre distintos; es necesario hacer acuerdos transversales. Cuando un partido tiene una óptica muy limitada, que sólo ve las cosas desde la perspectiva del nacionalismo y punto, hay dificultades. Sé que la intención del departamento es buena, no quiere hacer cosas para fastidiar, pero no se pueden medir los resultados en educación confundiendo voluntad con acierto.

"La cartera de Educación está en manos de unos radicales"
"Una cuestión tan delicada como la lengua exige pactar entre todos"

P. ¿Los responsables de la cartera se han radicalizado?

R. La cartera de Educación está en manos de unos radicales. Hay un conjunto de personas gestionando que proceden de mundos nacionalistas bastantes cerrados y afines. Cuando el nacionalismo sólo habla entre sí, lo único que hace es incrementar sus efectos.

P. Educación cree suficiente para sacar adelante la reforma de los modelos el 51% de los votos, que se garantiza sólo con la parte nacionalista.

R. Eso es una insensatez absoluta. ¿Algún vasco, nacionalista o no, va a estar dispuesto a cambiar un alto nivel de consenso, el que tuvimos con la Ley de Normalización y Uso del Euskera [90%] o con la Ley de la Escuela Pública Vasca [75%] por un 51%? Ni lo contemplo. Un gobernante no se puede atrever a hacer un cambio así.

P. ¿Y si lo hace?

R. Tiene toda la legitimidad para traer el proyecto al Parlamento, pero en una cuestión tan delicada como la lengua, que afecta tanto a las personas, no se puede avanzar sin acuerdos. Y el acuerdo tiene que ser entre nacionalistas y no nacionalistas.

P. ¿Qué opina de la postura del PNV, el partido mayoritario, que se limita a dejar hacer?

R. El PNV ha desaparecido aquí. Se limita a respaldar cualquier cosa que presenta EA.

P. ¿Sería motivo de conflicto para los socialistas que el PNV aceptase finalmente la reforma sin el respaldo de los no nacionalistas?

R. Desde luego. Los socialistas concedemos una gran importancia a la educación, y que ni siquiera haya un acuerdo en la reforma lingüística es un conflicto fuerte. Pero lo cierto es que no contemplamos que eso llegue a ocurrir. El PNV está loco si acompaña a EA en la reforma lingüística en estas condiciones.

P. ¿La reforma del actual sistema de tres modelos resulta necesaria?

R. Los modelos lingüísticos han hecho un gran papel. Han servido para mucho, aunque no todos han conseguido el bilingüismo de una manera clara. El modelo del PSE pasa por conseguir un bilingüismo real y especial para cada centro educativo, que atienda a su entorno. Las lenguas, si no se utilizan vehicularmente en la educación, no se aprenden. Hemos de establecer un sistema en el que el euskera y el castellano sirvan para comunicar materias, pero hay que ser conscientes de que el inglés es un objetivo irrenunciable.

P. ¿Es partidaria de que los centros concertados reciban la misma financiación que los públicos?

R. Dentro de los centros concertados hay de diversas categorías. Algunos ejercen una función pública social equivalente a la escuela pública y esos pueden ser equiparados, pero cualquiera que aspire debe estar a las duras y a las maduras, iguales derechos a cambio de iguales obligaciones. Y siempre sin que los padres paguen cuota.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción