Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sentencia

Condena al obispado de Madrid por interferir un canal 'erótico'

El canal de televisión del Arzobispado de Madrid tendrá que pagar 1,5 millones de euros (más los intereses generados desde hace dos años) a la empresa Difusión y Ventas por interferir las emisiones de una televisión local que, según la emisora de la Iglesia, albergaba contenidos pornográficos y de quiromancia. "Damos alguna película erótica, y siempre por la noche", matizan sus responsables.

Después de un cruce de demandas entre ambas partes, el Juzgado de Primera Instancia número 38 de Madrid condena al canal del Arzobispado de Madrid -que opera bajo la marca TMT- a indemnizar a aquella compañía por no haber respetado los términos de un acuerdo firmado en mayo de 2004.

A tenor de aquel pacto, Difusión y Ventas cedía una frecuencia (el canal 56 del UHF) al Arzobispado de Madrid hasta mayo de 2006. Una de las cláusulas del contrato especificaba que finalizada su vigencia, TMT o el Arzobispado se comprometían a "no emitir, usurpar ni interferir" el canal utilizado. En el supuesto de que se incumpliera este punto se acordaba una penalización equivalente al pago de 1.500.000 euros por daños y perjuicios.

Las relaciones contractuales entre ambas empresas se remontan a 2001, cuando Difusión y Ventas alquiló el canal 56 al Arzobispado de Madrid por 24 millones de pesetas al año (144.242 euros) para emitir durante las 24 horas del día. En 2004 se renovó el contrato (a razón de 30.000 euros al mes) por un año y una posible prórroga de otro.

Entretanto, el Gobierno de Esperanza Aguirre adjudicó en agosto de 2005 una licencia al Arzobispado para emitir en digital terrestre. La sentencia sostiene que una vez finalizada la duración del contrato de 2004, el canal de la Iglesia "prosiguió ininterrumpidamente" difundiendo su programación por la misma frecuencia que emitía Difusión y Ventas y actuó "de modo diametralmente contrario" al que se había comprometido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2008