Reportaje:

El sexo de 'Sexo en Nueva York'

Carrie y sus amigas arrasan en la taquilla estadounidense. - La crítica destroza la adaptación de la serie de televisión - El 85% de los espectadores son mujeres

El pasado viernes, Sarah Jessica Parker y sus tres mosqueteras (Kim Cattrall, Cynthia Nixon y Kristin Davis) aterrizaron en los cines estadounidenses con la película Sexo en Nueva York, que se estrena en España el próximo día 20. Y Nueva York se dividió en dos: por un lado, muchos hombres y algunas mujeres, absolutamente empachados de la máquina publicitaria que ha rodeado la llegada de este filme, y aburridos del mensaje empalagoso y algo carca que transmitía la serie original; por otro, los que la califican de progre. Esta mitad inundó los cines con colas interminables y nunca antes vistas, donde clones de Carrie Bradshaw (el personaje interpretado por Sarah Jessica Parker) en comandita aguantaron impertérritas horas de espera para estar entre las primeras en ver la película.

"Nos encantan. Pero esto es demasiado", se lee en la portada de 'Time Out'

Pese a los millones de seguidores de la serie, emitida por HBO entre 1998 y 2004, muchos neoyorquinos se niegan a entender el poderoso tirón de Sexo en Nueva York. Incluida la revista Time Out, que a mediados de mayo amordazó a las cuatro protagonistas en una portada que tituló: "Ya basta. Nos encantan pero esto es demasiado".

"¿La película dura dos horas y media? ¡Eso es un privilegio que sólo debería estar permitido si eres Kurosawa!", bromeaba Holen Khan, una artista horrorizada ante el extraño fenómeno de ver a los cientos de treintañeras que, tacón en ristre -de los baratos, nada de manolos, los zapatos que puso de moda la serie-, suspiraban por una entrada en el antaño alternativo barrio de East Village. Semanas antes del estreno ya se habían vendido miles, en su mayoría a grupos de amigas que organizaron salidas al cine vestidas con sus mejores galas y después tomaron por asalto el barrio Meat Packing, donde Carrie, Miranda, Samantha y Charlotte, las chicas de la serie, bebían cosmopolitans.

Dentro de las salas se reproducían escenas como la que relataba Thomas Foster, uno de los pocos hombres devotos de la serie: "Las chicas comentaban en voz alta cada detalle. No me quedó más remedio que unirme a ellas. Me lo pasé pipa", aseguró este creativo publicitario.

Empresas como On Location Tours, que explotan comercialmente los escenarios de la serie desde hace años, sabían bien el tirón que tendría el filme: se hincharon a vender entradas (el 99% a mujeres) de un tour de 10 horas por el Nueva York de la serie, que incluía estreno y fiesta, aunque hubo sobreventa y más de una se quedó en la puerta. Poco importa que este filme, planteado como un nuevo capítulo (o más bien cinco juntos) de la serie, haya sido considerado por los críticos como uno de los mayores fiascos creativos del siglo XXI. En Hollywood importa el dinero y Sexo en Nueva York recaudó 44 millones de euros en un fin de semana, un récord que pilló por sorpresa incluso a Warner Brothers, distribuidora del filme. "Es un fenómeno cultural", declaró el lunes uno de sus responsables, sorprendido también por la cantidad de mujeres que habían acudido a los cines -el 85% del público, según la empresa de venta de entradas Fandango-. En general son los actores quienes atraen grandes audiencias al cine, no las actrices. La última película que fue un número uno en taquilla protagonizada por una mujer -y era Angelina Jolie- fue Lara Croft: tomb raider en 2001. ¿Su público? Hombres. "Hoy nadie hace películas con cuatro mujeres en la cuarentena como protagonistas. Por eso nosotras estamos rompiendo un tabú. Y creo que tiene mucho potencial", declaraba días antes del estreno Sarah Jessica Parker, también productora del filme.

Pero ¿cuál sigue siendo el secreto de Sexo en Nueva York? Anne Spitznik, de 40 años, lo resumía así: "La paradoja de esta ciudad es que es muy fácil tener sexo aunque lo que todo el mundo busca es amor, un mensaje final con el que todos nos identificamos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de junio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50