Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Golpe a la pornografía infantil y a la extorsión de menores en la Red

Siete profesores, entre los 55 detenidos en la Operación 'Lobos'

La pesadilla de cualquier padre. Su hija de 17 años conoce por Internet a un joven, de 19, estudiante madrileño de Informática. Éste le hace creer que le gusta mucho, que se ha enamorado de ella, y le convence para que le mande una foto en actitud comprometida, mostrando alguna parte de su cuerpo. Hasta llegar a ese momento, el joven se ha hecho con las claves y contraseñas del ordenador de la víctima, con los contactos de todos sus amigos... y comienza el chantaje: más fotografías y vídeos, cada vez con contenidos más explícitos, o empezará a distribuir las imágenes a todos sus conocidos. Los vídeos y las fotografías acababan colgadas en Internet, en Youtube y otras páginas.

Esto es lo que se conoce como grooming, fenómeno sobre cuya escalada alertó en marzo el entonces director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida. Y eso mismo es lo que le hizo al menos a seis menores el joven estudiante detenido ahora, según ha podido comprobar la policía después de que la madre de esa chica de 17 años, de Valencia, denunciara que circulaba por Youtube un vídeo de su hija desnuda. Tenía colgados 12 vídeos de sus seis víctimas.

El joven madrileño ha sido uno de los arrestados dentro de una macrooperación policial contra la pornografía infantil en Internet realizada durante los últimos 30 días por la Brigada de Investigación Tecnológica de la policía (BIT). En colaboración con decenas de juzgados y jefaturas de policía de todas las provincias españolas, menos Ceuta y La Rioja, la operación Lobos ha terminado con la detención de 55 personas por tenencia y distribución de pornografía infantil, y la imputación de otras 23 repartidas por casi toda España. La mayoría de las víctimas son adolescentes.

Entre la enorme variedad de perfiles de los detenidos (desde dos menores de 16 años a un jubilado, y desde dos arquitectos, uno de Santander de 49 años y otro de Almería, hasta un estibador), llama la atención que la profesión que más se repite es la de profesor de instituto. Hay siete docentes, entre ellos, uno residente en Alcalá de Henares (Madrid), casado y con hijos, que había creado cuatro páginas web de pornografía. Entre el material incautado, la policía ha encontrado imágenes de este hombre posando junto a menores, aunque no son pornográficas. Un policía local de Navarra, el secretario de un Ayuntamiento, un pintor o el conserje de un pabellón de deportes también conforman una lista sin un perfil claro más allá de que 25 de los detenidos tiene entre 30 y 40 años.

Aún le queda mucho trabajo por hacer a la brigada tecnológica hasta revisar todos los contenidos incautados -millones de vídeos y fotografías en 179 discos duros, 19 portátiles y 17 torres informáticas-, pero la policía ya sabe que se trata de unas fotografías pornográficas "de calidad", según las comunidades virtuales en las que se mueven los pedófilos. Esto significa que son contenidos novedosas y, algunos, de producción propia, como las que conseguía el joven de 19 años a través del chantaje, explicó ayer el inspector-jefe de la BIT, Enrique Rodríguez. Muchos de los contenidos estaban encriptados (lo cual no es habitual porque requiere conocimientos informáticos avanzados) para que sus familiares o sus jefes no pudieran acceder a ellos. Es el caso del arquitecto almeriense, que utilizaba el ordenador de su empresa.

Proteja a su hijo

Así se puede evitar que un menor sufra grooming en Internet:

- Cuidado con los correos de desconocidos. Explíquele que no debe comunicarse con gente que no conozca.

- Que no abra archivos cuyo contenido desconozca. Existen programas capaces de descifrar nuestras claves de acceso al correo, lo que se usa para coaccionar a los menores.

- No instale 'web cam' en el ordenador familiar. Si lo hace, procure restringir su uso con una clave de seguridad.

- Nunca enviar fotos a desconocidos. Ni propias ni de amigos.

- Privacidad. Insístale en que no revele datos personales a gente que haya conocido por chats, Messenger, MySpace...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de junio de 2008

Más información