Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El parón inmobiliario castiga las haciendas de los ayuntamientos

La recaudación de tributos relacionados con la construcción cae a la mitad

Una de las múltiples consecuencias del frenazo inmobiliario y de la construcción es la pérdida de ingresos económicos de los ayuntamientos. Según estimaciones de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), la recaudación por impuestos y tasas locales relacionados con la actividad de este sector ha disminuido en los últimos meses entre un 40% y un 60%, dato que une a su valor como un indicativo más de la magnitud de la crisis de la construcción el de ser, a la vez, un nuevo ejemplo de las dificultades económicas de las haciendas locales en un momento en el que los ayuntamientos han dado un ultimátum al Gobierno para negociar un sistema de financiación.

La tentación es ahora vender suelo para compensar las pérdidas

Los ayuntamientos tienen diversos tipos que graban esta actividad, como el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), las tasas por licencias de obras y de primera ocupación, el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana y otras contribuciones especiales. Globalmente no se pueden considerar una fuente principal de ingresos -por ejemplo, el ICIO en Málaga apenas supone el 7% de la recaudación tributaria total-, pero en los últimos años han ganado dimensión por la intensa actividad urbanística desarrollada.

El principal ayuntamiento andaluz, Sevilla, ha ingresado en los primeros cuatro meses del año 1.469.935 euros por el ICIO, lo que supone un descenso del 43% respecto al mismo período de 2007. Con esta referencia, se estima que en el conjunto del año, el Ayuntamiento de Sevilla pierda este año más de tres millones de euros en concepto de ICIO. El Ayuntamiento de Málaga no ha facilitado datos de la recaudación de este impuesto en el primer cuatrimestre porque alega que un periodo tan corto no es significativo, pero admite que ya en el último ejercicio se produjo un estancamiento de los ingresos por el ICIO. Este impuesto reportó en 2007 al consistorio malagueño 16.098.000 euros, un 3% menos que en 2006. Las demás tasas relacionadas con actuaciones urbanísticas mermaron algo más en 2007 un 8,9%. De los 14 millones recaudados en 2006, se pasó a 12,75 millones el año pasado, y la previsión inicial para el presente ejercicio apunta a que no se sobrepasarán los 12 millones.

Peor fue el caso de Almería, donde la recaudación de tributos relacionados con la actividad urbanística cayó en 2007 un 20%. En el pasado ejercicio, el consistorio almeriense ingresó 12 millones por el ICIO y otros cinco millones por otros conceptos urbanísticos. La situación ha empeorado, ya que la recaudación por ICIO en el primer cuatrimestre del año ha descendido un 60%. "Es una bajada dramática", lamenta el concejal de Hacienda Pablo Venzal.

En el interior ocurre algo similar. Los presupuestos del Ayuntamiento de Jaén, aprobados hace 10 días, contemplan un descenso superior al 5% en la recaudación del ICIO, que el año pasado superó los 5,7 millones de euros. Más drástica aún es la rebaja en la estimación de otras tasas como los aprovechamientos urbanísticos, que descenderán por encima del 50% para sumar unos 12 millones de euros.

El parón en la construcción hace que las expectativas por venta de suelo y convenios urbanísticos también sean menores, aunque en algunos casos sea la tentación más fácil para suplir la merma de ingresos. El Ayuntamiento de Málaga, que en este ejercicio no ha previsto ingresos por convenios al estar pendiente de aprobación el planeamiento, acaba de sacar a subasta pública una parcela de apenas 565 metros cuadrados por 5,7 millones de euros.

El Ayuntamiento de Jaén, para compensar la pérdida de ingresos, ha previsto ingresar este año más de siete millones por enajenaciones de suelo, cuando el año pasado apenas obtuvo 118.000 euros.

Con información de Fernando Pérez Monguió, María José López Díaz y Ginés Donaire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de junio de 2008