Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE

La viuda de Debord defiende el 'copyright' del filósofo

El acusado Alex Galloway tiene un proyecto para Internet inspirado en el juego que el autor de 'La sociedad del espectáculo' creó en 1978

Paradojas de la vida: un artista y profesor ha sido acusado de infringir el copyright de un hombre que pintó en Mayo del 68 Abolimos el copyright.

Los protagonistas de la historia son, por un lado, el artista Alexander Galloway, miembro fundador de Radical Software Group (RSG) y profesor de Cultura y Comunicación en la New York University, y, por el otro, Alice Becker-Ho, viuda del filósofo francés Guy Debord, fundador en 1957 de la Internacional Situacionista.

Debord, un apasionado estudioso de las estrategias de guerra, en 1977 concibió y fabricó junto con un artesano parisino, un juego de mesa para dos personas, parecido al ajedrez, inspirado en las teorías militares de Carl von Clausewitz y las campañas europeas de Napoleón, cuyo objetivo es arrinconar el contrincante y destruir sus piezas.

MÁS INFORMACIÓN

Actualmente, uno de los tableros de Debord en plata y cobre se exhibe en el Buell Center for the Study of Architecture de la Columbia University, junto a la versión digital que Galloway realizó en el marco de un taller con sus estudiantes.

Ambos juegos se denominan Kriegspiel, el nombre alemán que en el siglo XVIII se utilizaba para definir genéricamente los juegos de estrategia bélica.

El artista nunca negó la fuente de su inspiración; por el contrario, todo el proyecto, que está plagado de referencias al juego original, se concibió como una suerte de homenaje al pensador que, durante el Mayo de 1968, invitaba sus alumnos a escribir en los muros de las calles de París, Abolimos el copyright.

"El juego forma parte de una investigación académica sobre el antagonismo simulado y real en los juegos para ordenador, así como de un estudio sobre la obra de Debord", explica Galloway, quien se dio a conocer con el Carnivore Project, un proyecto basado en el software homónimo, creado por el FBI para interceptar comunicaciones en la Red.

Fuera de Internet

A pesar de que el célebre filósofo marxista, fallecido en 1994, dejó bien claro a lo largo de toda su vida su rechazo al copyright, parece que su viuda no es de la misma opinión. Por ello ha hecho llegar a Galloway y a su Universidad, un documento legal en el que amenaza con acciones legales más contundentes si el juego no se quita inmediatamente de Internet.

Sin embargo, el artista está convencido de no haber infringido ninguna ley. "No he violado ninguna propiedad intelectual, entre otras cosas porque en la legislación americana se afirma sin ambigüedades que las reglas genéricas de un juego no están sometidas a copyright", asegura.

También Wendy Seltzer, del Berkman Center for Internet & Society de la Universidad de Harvard, es de la misma opinión y considera: "los herederos de Debord tuvieron una reacción exagerada".

Quizá tenga algo que ver con esto el hecho de que el ensayo Le Jeu de la Guerre, que el filósofo y su mujer escribieron juntos en 1987, con motivo de la producción comercial de una versión en cartón del juego, se publicara en inglés el año pasado, acompañado de un tablero, en el que los lectores pueden poner en práctica no sólo las reglas originales establecidas por Debord, sino también las estrategias que propone en el libro.

"He intentado reinterpretar el juego con relación al panorama contemporáneo, pero manteniéndolo fiel al pensamiento original de su autor, dice Galloway.

Por ello, ya que Debord lo concibió como una herramienta para aprender a pensar de forma estratégica en contra de un adversario, también en la versión digital se puede jugar sólo con un oponente real y no en contra del ordenador", concluye Galloway.

KRIEGSPIEL: http://r-s-g.org/kriegspiel RSG: http://r-s-g.org

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de mayo de 2008