AYUNTAMIENTO DE MADRID | 12 MESES DE LA VICTORIA DEL PP

Un 'guateque' sin obras y con un bonito despacho

Tras el frenesí constructor de la anterior legislatura, y pasado un año desde que los madrileños le dieron la mayoría absoluta a Alberto Ruiz-Gallardón, sus vidas no se han visto demasiado afectadas por el paso de los hoy expirados 366 días. La del alcalde, en cambio, sí ha cambiado. Ahora cada día va a trabajar a la plaza de Cibeles, a un despacho más grande, minimalista y con mejores vistas.

Más información

En la vida de los otros, la diferencia más sustancial es haber dejado de tragar el polvo de las obras de la M-30. La oposición hizo ayer balance. Para el portavoz de PSOE, David Lucas, el Ayuntamiento ha estado abandonado porque "Gallardón ha querido ser de todo menos alcalde". IU coincide. Ángel Pérez alertó de que el regidor pueda convertirse en "un agente patógeno que traslade los problemas del PP a Cibeles". Ambos reseñaron el "enfrentamiento permanente" entre Gallardón y Aguirre.

- El despacho de Gallardón. El 2 de noviembre se celebró la última Junta de Gobierno del Ayuntamiento en la Plaza de la Villa. Por primera vez en 400 años, un alcalde de Madrid cambia de sede el Ayuntamiento. Una operación lograda con permutas de 360 millones de euros y obras de 77 millones. La primera fase de las obras, la del ala administrativa, ha terminado. Pero queda el grueso de la operación: el centro cultural, el auditorio y el salón de plenos. Un traslado que no termina de convencer a todos y que, de momento, no tiene la solemnidad necesaria para recibir ahí a las grandes visitas.

- Final M-30. Comienzo del Proyecto Río. Lo prometió y lo cumplió. En sólo dos años y medio terminó la faraónica obra de remodelación de la M-30 en la legislatura pasada. El coste, 3.500 millones de euros, deja al Ayuntamiento en una situación de deuda histórica. Quizá por eso, y porque ya han pasado las elecciones, ahora la urbanización y ajardinamiento de la superficie, el Proyecto Río, avanza a un ritmo distinto, mucho más lento.

- Empieza el 'guateque'. El 14 de noviembre del año pasado estalló el mayor caso de corrupción detectado en el Ayuntamiento de Madrid: la operación Guateque. Cinco meses de investigación, 10 teléfonos de funcionarios pinchados y 30 imputados (funcionarios y profesionales del sector) por su relación con este supuesto fraude en las licencias de establecimientos. Hasta ahora no se ha hallado implicación política directa. Pero la policía ha registrado ya 15 de las 21 Juntas de Distrito.

- Eje Prado-Recoletos. Parecía que en esta legislatura sí iba a empezar su reforma. Pero tras la batalla de Carmen Cervera por los árboles del Paseo del Prado, llegaron Aguirre y la canción del túnel sí, túnel no. La Comunidad decidió en marzo que el plan especial del eje Prado-Recoletos se tramitara por el proceso ordinario y que tardaría nueve meses en dar la autorización. Pero Gallardón desafió a Aguirre y anunció que comienza las obras por partes. Así se deja para el final la zona en la que la Comunidad tiene competencias (el Paseo del Prado) y avanza la reforma antes de que pasen los nueve meses.

- Llámeme delegado, por favor. No todos los concejales son iguales. Los hay más amigos de Gallardón, más de Aguirre, algunos que mandan poco y otros que mandan bastante. Para referirse a estos últimos, los nueve magníficos que integran la Junta de Gobierno y que están más próximos a Gallardón, el alcalde acuñó el término delegados de área.

- Huelga en los servicios públicos. Autobuses, limpieza viaria y parquímetros. En el caso de la EMT, el Ayuntamiento tuvo que arremangarse en una dura negociación que tardó tres meses en resolver. En las otras dos, la privatización de la limpieza y de la gestión de los parquímetros ha permitido al Ayuntamiento decir lo de "es un conflicto entre empresas y sindicatos que tienen que resolver ellos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50