BIOLOGÍA | Futuro

Un reloj interno regula el hambre en el organismo

Además del reloj biológico circadiano, que regula el ritmo del organismo en función de la luz, de la noche y del día, el cerebro (al menos en el de los ratones) tiene un segundo reloj que se ocupa del tiempo de comer, según han descubierto unos científicos del Beth Israel Deaconess Medical Center. Patrick Fuller y sus colegas presentan su trabajo en la revista Science. Este segundo reloj, que reside en una estructura del cerebro diferente del primero, probablemente actúa cuando el alimento escasea, de modo que cambia los hábitos del animal para que no se quede dormido cuando puede surgir una ocasión de comer.

El reloj regulado por la necesidad de ingerir alimentos puede ser especialmente importante para animales como los pequeños mamíferos que no pueden sobrevivir mucho tiempo sin alimentarse, explican los investigadores. En sus experimentos han usado ratones en los que han modificado la expresión de un gen clave en el reloj biológico, el BMAL1.

Estos científicos se plantean que tal vez sus trabajos puedan ayudar a las personas a recuperarse del llamado jet lag.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de mayo de 2008.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50