_
_
_
_

El fiscal cree delito la muerte del nigeriano deportado

La Fiscalía de Elche anunció ayer que recurrirá el auto de la juez encargada del caso de la muerte del inmigrante nigeriano Osamuyi Akpitaye, que falleció a bordo de un avión cuando iba a ser deportado. La magistrada ha calificado finalmente los hechos como una falta leve. El ministerio público discrepa de esta calificación y considera que los hechos pueden ser constitutivos de un delito de homicidio imprudente. En el sumario están procesados los dos agentes que custodiaban al inmigrante.

Akpitaye, de 23 años, murió el pasado 9 de junio de 2007 en un avión de Iberia, cuando, junto a otros dos compatriotas, era deportado a su país de origen bajo la vigilancia de los agentes de paisano de la Policía Nacional. La autopsia determinó que el inmigrante falleció por asfixia, probablemente a causa de un esparadrapo que le colocaron sobre la boca. El fallecimiento del joven Akpitaye se produjo en el trayecto entre los aeropuertos de Barajas y L'Altet, donde aterrizó la aeronave con el inmigrante ya muerto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_