Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU saca al PSOE del apuro del 'caso Taguas', frente a los demás grupos

Rechazada la moción contra el ex director de la Oficina Económica de La Moncloa

CiU siempre está cuando se la necesita y ayer acudió al rescate del Gobierno, por primera vez en esta legislatura. Los nacionalistas catalanes votaron con el PSOE en el Congreso para rechazar juntos, y frente a todos los demás grupos de la Cámara, una moción de Iniciativa per Catalunya contra el fichaje de David Taguas, ex director de la Oficina Económica de La Moncloa, por parte del lobby de las constructoras, Seopan. Hasta ahora, el Gobierno había eludido los acuerdos con los nacionalistas, empezando por la propia investidura de José Luis Rodríguez Zapatero, pero esta vez tuvo que acudir a CiU para pedir auxilio y salir del primer apuro parlamentario.

El PNV evitó dar su apoyo al PSOE tras el desacuerdo entre Zapatero e Ibarretxe

Los nacionalistas catalanes aceptaron, no sin dejar claro en privado su malestar por tener que intervenir en un asunto tan incómodo. Su portavoz, Josep Antoni Duran Lleida, evitó comparecer ayer en el Congreso, como cada martes al término de la Junta de Portavoces, y su diputado Jordi Jané defendió desde la tribuna la posición del grupo, sin entrar en el fondo, pero llamando a no "criminalizar" a quienes ocupan cargos públicos y pidiendo respeto a la presunción de inocencia.

José Antonio Alonso, portavoz socialista, llamó también a la puerta del PNV, pero Josu Erkoreka le respondió con un rotundo no, haciéndole ver que el fracaso de la reunión de Zapatero con Ibarretxe no facilitaba el acuerdo. Luego, Emilio Olabarria hizo un discurso muy duro contra el Gobierno, hablando de "prostitución de la ley", falta de transparencia y freno a la regeneración democrática. Expresamente se dirigió al ex ministro Jordi Sevilla, autor de la ley y el código ético aprobados en la anterior legislatura, y aseguró que muchos diputados socialistas le habían expresado en los pasillos su rechazo al fichaje de Taguas y su incomodidad por tener que rechazar la moción. En todo caso, la intensa movilización de la dirección del Grupo Socialista conjuró el peligro de posibles fugas de votos y el malestar quedó en las intervenciones de diputados en la reunión interna del grupo, pidiendo cambios en la Ley de Incompatibilidades.

Joan Herrera (IC), diputado proponente, habló de "manifiesta incompatibilidad" y lamentó que el Gobierno de Zapatero no haya desarrollado la ley aprobada la anterior legislatura. La moción de Herrera lamentaba el informe favorable de la Oficina de Conflictos de Intereses, dependiente del Ministerio de Administraciones Públicas; pedía que sus miembros sean elegidos por el Parlamento; que la Ley de Incompatibilidades sea más restrictiva y que se regule la actuación de los lobbies.

El PP apoyó la moción y Coalición Canaria, finalmente, se abstuvo de manera testimonial, porque el apoyo de CiU salvaba ya el resultado. El PSOE y CiU derrotaron la moción por 171 votos frente a 157.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de mayo de 2008