Internet

¿Plan contra 'hackers' o espionaje?

El proyecto millonario de Bush para blindar las redes informáticas del FBI y la CIA causa recelo - El Senado le acusa de ocultar intenciones más secretas

Un plan para evitar ataques informáticos en las redes estadounidenses se ha convertido en el último motivo de enfrentamiento entre el Senado de EE UU y la Casa Blanca. Su nombre, Iniciativa para la Seguridad Cibernética Nacional, suena a programa de ciencia ficción, pero es un proyecto real y tangible, aunque secreto, según el cual el Gobierno de EE UU quiere blindar las redes de agencias como el FBI y la CIA y evitar ataques terroristas online. El presidente George W. Bush presentó el plan en enero, con un coste previsto de 17.000 millones de dólares (11.000 millones de euros).

Más información

El Senado, dominado por el Partido Demócrata, le acusa de haber montado una gran red de espionaje a través de Internet.

La Casa Blanca defiende que el programa incluye una estrategia para que el Director de Inteligencia Nacional pueda controlar todos y cada uno de los movimientos de las redes informáticas utilizadas por agencias de inteligencia dependientes del Pentágono. De este modo se podrá identificar de dónde vienen los ataques cibernéticos y, la principal novedad, se podrán planificar contraataques a través de Internet. Además, el Gobierno quiere proteger sitios web civiles como el de la Seguridad Social o el de Hacienda para proteger a la ciudadanía.

El Senado, después de recibir en enero un breve informe sobre el plan, exigió que se desclasificara toda la información, a lo que la Casa Blanca se negó. Finalmente, esta semana, el Comité de Servicios Armados del Senado criticó el "secretismo inexplicable" de la Administración republicana y dijo que este programa puede ser un instrumento del Gobierno para misiones de espionaje.

"Sería más adecuado decir que algunos de los proyectos incluidos servirán para recabar datos sobre inteligencia de otros países más que para esta misión de seguridad cibernética", dice el Comité. "Es difícil concebir cómo EE UU podría promulgar una doctrina de seguridad informática de peso y con sentido si cada aspecto de nuestras posibilidades y conceptos operativos se considera información clasificada", añade.

El director nacional de Inteligencia, Michael McConnell, admitió el pasado mes de enero en una entrevista en la revista New Yorker que la Administración quería meterse en un plan de "escuchas a través de Internet". El Gobierno quiere acceder a correos electrónicos y búsquedas online de la ciudadanía "para evitar que ocurra otro 11 de septiembre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de mayo de 2008.