Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Última jornada de Liga

El 'once' fantasma

Si no hay acuerdo por los impagos, el Levante no saldrá al Bernabéu

Los futbolistas del Levante, que se han declarado en huelga por los impagos del club, no serán hoy menos espectadores de la fiesta madridista por la Liga que el público en las gradas del Bernabéu o los millones de televidentes que asistan al encuentro en sus casas. Tanto si finalmente juegan como si no, el partido es lo que menos les importa.

En una semana llena de reuniones, no han dispuesto de demasiado tiempo libre para pensar en el fútbol. Ya tienen suficiente con las órdenes de embargo -como la que mostró Riga el martes-, las facturas del móvil -la de Rubiales alcanzó el mes pasado, repleto de negociaciones, los 1.000 euros- o la venta del coche -el de Armando, un Audi TT, busca comprador-.

En toda la semana no han trabajado el físico ni la estrategia; sólo ha habido reuniones

El técnico, José Ángel, ha visto cómo los entrenamientos se le iban escurriendo de las manos sin avanzar un ápice. Él ha dedicado la semana a analizar los informes del Madrid y ver vídeos: "En mi mente está el once que deberá jugar en caso de que se desconvoque la huelga". Un once, de momento, fantasma. No se ha trabajado el físico. No se ha trabajado la estrategia. Los jugadores se han limitado en las tres sesiones celebradas esta semana a una única vuelta al terreno de juego en señal de protesta.

Ayer por la mañana, día en que empezaba el paro, los futbolistas ni siquiera se vieron las caras. No hubo entrenamiento. Tan sólo algunos se encontraron por casualidad cuando se disponían a disfrutar de una tranquila sesión de baño y masaje en un complejo deportivo en las afueras de la ciudad.

Ya a las 16.00 se reunieron en el estadio para tomar el autobús hacia Madrid. Viajaron 22 jugadores, todos los disponibles, incluidos Berson, que no puede jugar por sanción, y Shota -lesionado-. Gesto que prueba la unión del vestuario. Sólo se echó en falta al rebelde Riga, supuestamente enfermo, a Álvaro y a Tommasi.

Durante todo el fin de semana, representantes y abogados de la Asociación de Futbolistas están alerta por si algún movimiento puede favorecer la desconvocatoria de la huelga. Lo que pueda pasar hoy es una incógnita. Los jugadores ni siquiera sabían ayer por la tarde si esta mañana habría charla y paseo, como es habitual. Cuando lleguen al Bernabéu, a las 19.30 aproximadamente, se asomarán al terreno de juego, el que quizá ni siquiera pisen a las 21.00, hora prevista de inicio del partido. Si no hay solución a sus demandas -el club les debe más de 13 millones de euros-, no se vestirán de corto. No saltarán al campo. Y el Madrid iniciará el camino de vuelta a los vestuarios para preparar las celebraciones por el título.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 2008