Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis en el Partido Popular

Acebes, Aragonés y Michavila faltan al estreno de Santamaría

Todos los dirigentes del PP piden a San Gil que no se vaya

Hay dos dirigentes del PP que no faltan a casi ninguno de los plenos importantes: Ángel Acebes, aún secretario general, y Carlos Aragonés, miembro de maitines y hombre de larga trayectoria en el partido. Ayer faltaron los dos a la sesión de control en la que se estrenaba Soraya Sáenz de Santamaría como portavoz. También lo hizo José María Michavila, asesor de Mariano Rajoy.

La ausencia de Acebes -que el día anterior había estado sentado al lado de Rajoy, un lugar que ayer ocupó Santamaría- fue muy comentada entre los diputados del PP. El entorno del secretario general señala que, aprovechando que no iba a preguntar, ha organizado un viaje personal. Acebes, insisten personas cercanas a él, está de salida, y no quiere verse involucrado con ningún grupo que pueda estar montando una candidatura alternativa a Rajoy o un compló para que dimita. "Ha dado un paso atrás para todo", insisten los suyos.

Mientras, la marea declarativa en el PP, a pesar de la petición de silencio mediático lanzada por Rajoy, continuó ayer. Un nutrido grupo de dirigentes pidió a San Gil que no cumpla su amenaza de abandonar el partido.

Daniel Sirera, líder del PP catalán, se mostró convencido de que "todo volverá a su lugar" y que San Gil seguirá al frente de los populares vascos. El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, señaló algo muy parecido: "Todos deseamos que María San Gil pueda continuar en la dirección del partido en el País Vasco, colaborando en las tareas de la dirección nacional, porque es de lo mejor que tenemos en el PP".

Mientras, Regina Otaola, la alcaldesa de Lizartza, dijo que ella está al 100% con San Gil y si se marcha, la seguirá. Por el contrario, Marisa Arrúe, miembro de la dirección vasca, señaló que le ha dejado "un poco perpleja" la postura de su jefa.

El diputado Gustavo de Arístegui retó a sus compañeros de partido que en los "cenáculos cobardones hablan de unos y de otros" y "critican" a Rajoy a que, "si tienen narices", hablen en los medios de comunicación. Jaime Mayor evitó hacer declaraciones y suspendió una rueda de prensa en Bruselas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de mayo de 2008