Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La capacidad de los discos duros seguirá duplicándose cada dos años"

La capacidad de los discos duros seguirá duplicándose cada dos años y su precio unitario se mantendrá, según John Coyle, presidente ejecutivo de Western Digital, uno de los principales fabricantes. "La densidad actual se mantendrá hasta finales de 2009 o principios de 2010, cuando se volverá a duplicar con un coste similar", asegura John Coyle. Western Digital ya ha fabricado prototipos con una densidad de 520 gigabits por pulgada cuadrada.

El tamaño de los discos importa menos de lo que parece. Si el tamaño fuera crítico, argumenta Coyle, ya hace años que los discos de 1,8 pulgadas habrían tenido una presencia importante. La industria, admite Coyle, ha hecho pocos esfuerzos para reducir el tamaño de los discos y ponerlos a un precio competitivo. "Se ha concentrado en bajar el coste de los tamaños de 3,5 y 2,5 pulgadas y dejar el resto para productos de nicho".

A su juicio, la industria de discos duros no se ve amenazada por las memorias flash porque, aparte de que su precio es prohibitivo para el almacenamiento masivo, ni son mucho más rápidas ni más pequeñas que los discos duros. "Cuando el precio y el volumen de datos son fundamentales, el almacenamiento se basa en discos duros", recalca.

En los últimos años, además de aumentar la capacidad, se ha hecho un considerable esfuerzo por reducir el consumo de energía de los discos duros. Un disco estándar de 3,5 pulgadas consume seis vatios de energía, mientras que la nueva generación Green Power de Western Digital del mismo tamaño y capacidad la rebaja a cuatro vatios. Un disco de 2,5 pulgadas consume entre uno y 1,2 vatios. Al ser un consumo tan bajo, un disco externo de 2,5 pulgadas no requiere fuente de alimentación, sino que la energía la extrae del puerto USB. En cambio, los discos de 3,5 pulgadas, incluso los de bajo consumo, necesitan fuente externa de alimentación.

La memoria flash consume aproximadamente la mitad de energía que un disco duro. Por tanto, aclara Coyle, ni la memoria ni el disco duro son factores críticos para alargar la autonomía de un portátil. El tamaño de las memorias flash no es tan pequeño como parece. En un disco duro caben de 145 a 205 millones de bites por milímetro cuadrado, mientras que un chip de memoria flash contiene de 57 a 95 millones de bites por milímetro cuadrado. Con los años, admite Coyle, la memoria será más densa que los discos duros pero falta mucho tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de mayo de 2008