Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del Partido Popular

San Gil abre un agujero entre los dos PP

Ana Botella, Acebes y Aguirre salen en defensa de la líder vasca mientras Rajoy calla

El PP ha pinchado en hueso, y ese hueso se llama María San Gil. Hasta ahora, los portazos de varios dirigentes a Mariano Rajoy habían debilitado su liderazgo, pero ayer la crisis abierta por la presidenta del PP vasco, que ha abandonado la ponencia política por "diferencia fundamentales" con el texto, mostró más claramente que nunca la división del PP en dos almas, que amenaza con convertir el congreso de junio en una batalla sin cuartel entre estas dos visiones en las votaciones de las enmiendas. Mientras, Rajoy se mantiene en silencio.

San Gil es, para el principal partido de la oposición, mucho más que una dirigente política, es un símbolo. Ella contempló cómo ETA asesinaba a su jefe, Gregorio Ordóñez, mientras comía con ella en un restaurante. San Gil, protegida por escoltas desde entonces, representa la resistencia del PP en el País Vasco.

Rajoy la llamó el viernes y ayer para convencerla de que el texto es el suyo

Pero sobre todo es heredera política de Jaime Mayor Oreja, y pertenece al ala dura del PP, el grupo de dirigentes que reivindican que el partido debe mantener sus esencias y concentrarse en asuntos como la unidad de España, la lucha por la libertad en el País Vasco y el combate ideológico con los nacionalistas, cuyos objetivos asimilan a los de ETA.

En ese ala dura del PP, dominada en los últimos años por Esperanza Aguirre, Ángel Acebes y Eduardo Zaplana, y representada en los medios por la Cope y El Mundo, se está extendiendo cada vez más la idea de que Rajoy, inspirado por su rasputín, Pedro Arriola, ha decidido cambiar la línea del PP para suavizar su imagen y acercarse a los nacionalistas, imprescindibles para gobernar y sobre todo para evitar la imagen de soledad que tanto daño le ha hecho al PP en Cataluña y el País Vasco, las dos comunidades donde el partido ha obtenido los peores resultados.

Uno tras otro, todos los representantes de este sector esencialista salieron ayer en defensa de San Gil. Las palabras de algunos de ellos muestran la gravedad de la crisis de fondo. Ana Botella, por ejemplo, siempre se cuida mucho de entrar en polémicas internas precisamente porque es la esposa de José María Aznar. Pero ayer no se cortó: "Yo estoy con María San Gil. Si ha abandonado es por un motivo esencial, como que no se estaban respetando los principios del partido".

El entorno de San Gil señala que una de las claves para la abrupta ruptura entre la dirigente vasca y Rajoy hay que buscarla, además de en clave política, en cuestiones personales. La salida de Ángel Acebes, amigo personal de San Gil e inspirador político suyo, como Mayor, ha lanzado el mensaje en ese sector del partido de que Rajoy no está tratando con delicadeza ni siquiera al que ha sido su número dos durante los últimos cuatro años.

Acebes vino ayer a confirmar esta tesis. El aún secretario general no había hablado en público desde que anunció su retirada. Pero ayer bajó desde la séptima planta a atender a los periodistas que estaban en la puerta sólo para apoyar a San Gil y lanzar así una pulla contra Rajoy, máximo responsable de la crisis como presidente del PP. "San Gil es lo mejor que tiene el partido", señaló. Esperanza Aguirre fue más lejos y pidió a Rajoy que reflexione sobre los motivos de este portazo.

Mientras, el entorno de Rajoy insistía en que se están haciendo intentos de resolver la crisis. Sin embargo, según algunas personas que han hablado con San Gil, la inacción del líder ha sido fundamental para la explosión de la crisis. "Mariano está missing", comenta San Gil a quien le llama.

Según fuentes de Génova, ante la disputa de los últimos días entre San Gil y José Manuel Soria, José María Lassalle, hombre de confianza del líder, se encargó de buscar un pacto en el redactado final. La dirigente vasca habló el viernes con Rajoy y le expuso sus preocupaciones sobre la forma en que la ponencia trataría los pactos con los nacionalistas. El líder la tranquilizó: "La ponencia será la que tú has escrito". Pero el domingo, ella vio unas declaraciones en las que Soria -que gobierna con Coalición Canaria- planteaba que la relación con los nacionalistas la decidirá cada dirigente regional, algo inédito en el PP. No era pues tanto un problema de textos sino de cómo se explicaban. San Gil entendió que la estaban traicionando, habló con Lassalle y ante el silencio de Rajoy, dio un portazo.

Ayer ambos hablaron de nuevo pero el líder no logró convencerla para que rectificara, a pesar de que le envió la ponencia que se conocerá hoy y que, efectivamente, es la que ella pedía. San Gil ha decidido escaparse unos días, tal vez hasta el viernes, cuando hay pleno del parlamento vasco, por lo que el líder tendrá que suspender un acto en el País Vasco que tenía previsto para el jueves.

Rajoy intentó convocar hoy en Madrid a San Gil y a todos los presidentes provinciales vascos, pero no logró ninguna de las dos cosas. Todo el partido espera que el líder resuelva la crisis o al menos hable cuanto antes para explicarla, pero él, de momento, guarda silencio público.

ESPERANZA AGUIRRE: "Deben reflexionar quienes tienen más responsabilidad"

"El hecho de que un referente moral como María San Gil decida abandonar la ponencia política por discrepancias de criterio nos debe mover a todos a la reflexión, especialmente a quienes tienen en este momento la máxima responsabilidad política", afirmó la presidenta de la Comunidad de Madrid y del PP madrileño, Esperanza Aguirre, quien se mostró "enormemente preocupada".

Tras reiterar que San Gil es un referente moral del partido, Aguirre advirtió de que si la presidenta del PP vasco ha discrepado y ha decidido no firmar la ponencia es porque "tiene sus razones". Y aseguró que el PP de Madrid está con ella. "Lo hemos estado siempre y lo vamos a seguir estando".

NÚÑEZ FEIJÓO: "Participar a veces es discrepar. El PP sólo tiene un alma"

El presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, confió en que los nacionalistas "no van a dividir al PP". "Tenemos la suerte de creer que sólo tenemos un alma. Somos un partido de centro reformista que cree en la igualdad y la solidaridad. Participar a veces significa discrepar", dijo. A su juicio, lo que es un "notición" es que el presidente de la Generalitat, José Montilla, pueda abandonar la Ejecutiva del PSOE por discrepancias sobre la financiación autonómica, y no el hecho de que pueda haber "matices" entre los ponentes del PP encargados de los tres documentos del Congreso. Además, subrayó que son ellos, los ponentes, los que deben resolver cualquier conflicto, no Mariano Rajoy.

ÁNGEL ACEBES: "Es lo mejor que tiene nuestro partido"

El secretario general del PP, Ángel Acebes, salió en defensa de la presidenta del PP vasco: "María San Gil siempre ha contado y siempre contará con todo mi afecto, con todo mi cariño y con todo mi respaldo. Representa lo mejor de la política y representa lo mejor del PP, con toda la carga de dignidad moral de todo lo que ha hecho durante toda su vida", dijo Acebes a un grupo de periodistas a las puertas de la sede del PP en Madrid.

Tras reiterar el valor de San Gil dentro del partido, Acebes, que ha anunciado que no seguirá como secretario general tras el congreso de junio, remachó en referencia a la presidenta del PP vasco: "Afecto, respaldo, apoyo y cariño".

ANA BOTELLA "Si abandona es que no se garantizan los principios"

La segunda teniente de alcalde de Madrid, Ana Botella, subrayó que ella está "con María San Gil" y opinó que si ésta ha abandonado la ponencia política del PP será por un motivo "esencial": "No se estarán garantizando los principios del partido". "En el País Vasco han muerto muchas personas por defender la idea de España, y creo que la mayoría de los militantes del PP creemos en esa idea".

Preguntada por si esa idea de España es o no la de Rajoy, la concejal respondió: "No lo sé. Pero como sí que defiende la idea de España, tiene que estar reflejada en la ponencia". "La dirección del partido tiene que reflexionar porque San Gil es un referente moral, político y afectivo del PP", concluyó.

CARLOS ARAGONÉS: "Algo está mal; el problema no puede ser María"

El diputado del PP Carlos Aragonés declaró ayer a Europa Press que algo se está "haciendo muy mal" en el partido, cuando la semana pasada Acebes anunció que dejaba la secretaría general, y a la siguiente es María San Gil la que anuncia que abandona la ponencia política. "El problema no puede ser María; las cosas se están haciendo mal", añadió el diputado popular. Aragonés apeló a buscar una solución. "Si María San Gil no firma una cosa, no es ella la equivocada, sino la cosa", añadió. También rechazó, como ha propuesto algún dirigente, que San Gil presente enmiendas, subrayando que la presidenta del PP vasco no puede pasar a ser enmendante como si estuviera en minoría.

ANA BOTELLA: "Si abandona es que no se garantizan los principios"

La segunda teniente de alcalde de Madrid, Ana Botella, subrayó que ella está "con María San Gil" y opinó que si ésta ha abandonado la ponencia política del PP será por un motivo "esencial": "No se estarán garantizando los principios del partido". "En el País Vasco han muerto muchas personas por defender la idea de España, y creo que la mayoría de los militantes del PP creemos en esa idea".

Preguntada por si esa idea de España es o no la de Rajoy, la concejal respondió: "No lo sé. Pero como sí que defiende la idea de España, tiene que estar reflejada en la ponencia". "La dirección del partido tiene que reflexionar porque San Gil es un referente moral, político y afectivo del PP", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de mayo de 2008

Más información