Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sudán frena el asalto rebelde y rompe relaciones con Chad

Jartum acusa a Yamena de armar a la principal guerrilla de Darfur

El Ejército sudanés logró frenar ayer el sorpresivo ataque del principal grupo rebelde de la región occidental de Darfur sobre Jartum, la capital del país, y el Gobierno puso precio a la cabeza del líder guerrillero, Khalid Ibrahim: ofreció 250 millones de libras sudanesas (alrededor de 80 millones de euros) a quien aportara pistas sobre su paradero. Jartum rompió ayer relaciones con su vecino Chad, al que acusa de armar a los rebeldes.

Cerca de 3.000 guerrilleros del Movimiento Justicia y Equidad (JEM) se plantaron la tarde del sábado a las puertas de Jartum tras recorrer más de 600 kilómetros por el desierto. Atacaron Omdurman, la populosa ciudad separada de Jartum sólo por el Nilo, incluyendo un aeropuerto militar del que salen los aviones que bombardean Darfur. A ratos, parecían incluso en condiciones de tomar Jartum, tras alardear de contar con aliados dentro de la ciudad y quizá incluso del régimen.

El JEM, islamista, no limita sus objetivos a Darfur, la región asolada por la guerra desde 2003, sino que tiene un programa de "cambio de régimen". Desde su origen cuenta con conexiones con Hassan al Turabi, que rompió con el régimen del presidente Omar al Bashir al considerar que había traicionado sus principios islamistas.

El ataque rebelde fue abortado, pero tuvo un gran impacto simbólico. Ni siquiera en los 20 años de guerra abierta entre el norte y el sur, que concluyó en 2005, habían llegado los rebeldes a las puertas de la capital. Fuentes diplomáticas expresan su preocupación ante la posibilidad de que la contraofensiva previsible empeore todavía más la situación de Darfur.

Jartum acusó al régimen chadiano de armar a los rebeldes, de la misma forma que Yamena había acusado en febrero a Sudán de lo mismo cuando los guerrilleros chadianos llegaron incluso a cercar el palacio presidencial en la capital. Naciones Unidas y las potencias occidentales -entre ellas, EE UU y Francia- condenaron ayer la ofensiva rebelde sobre Jartum.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de mayo de 2008