Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:marcas

La reforma y la rehabilitación, una alternativa al 'ladrillazo'

El miércoles se inaugura el salón de material de instalación

Al rebufo de la construcción los instaladores también han vivido en los últimos años una época dorada. Ahora, cuando la edificación de viviendas ha frenado en seco, comienza a notarse la caída. "Ahora entra menos trabajo y de menor tamaño", comenta Pere Miquel Guiu, presidente de la Federación Catalana de Instaladores. Es el momento de hacer de la necesidad virtud y buscar alternativas. "Cuando todo va bien nos relajamos, ahora hay que hacer esfuerzos", declara Guiu.

En este contexto llega Instalmat, la feria de materiales para instalaciones que se celebrará en Barcelona del 14 al 17 de mayo. Para Guiu, también presidente de la organización del evento, llega en un momento en el que hay que hacer pedagogía en el sector para diversificarse y adaptarse al mercado. El salón tendrá unos 14.000 metros cuadrados ocupados por 200 expositores de materia de aire acondicionado, calefacción, fontanería, domótica, seguridad, gas...

El sector representa a 40.000 empresas y emplea a unas 250.000 personas

En opinión de Guiu la instalación debe diversificarse y abrirse hacia la rehabilitación y la reforma. "En un momento como el actual, en que la demanda de vivienda de nueva construcción está bajando, se prevé un aumento de la rehabilitación de las viviendas".

También en la confederación que agrupa en España a las empresas de fontanería, gas y afines (Conaif) opinan que es el momento del reciclaje. Para ellos la construcción es importante, y lo han notado en la obra nueva, no así en reformas y mantenimiento. Del éxito o el fracaso de este proceso de adaptación a la nueva coyuntura dependen unos 150.000 puestos de trabajo directos y unas 25.000 empresas.

Para la Federación Nacional de Empresas Instaladoras Eléctricas y de Telecomunicaciones (Fenie), el impacto de la construcción es menor en su sector, que supone en España unas 14.000 empresas, 95.000 trabajadores y factura unos 9.000 millones de euros. La construcción residencial supone menos para ellos, apenas el 20%. Además, todavía es pronto. "Somos los últimos en entrar en una obra. Llegamos a ella con un año de retraso, yo creo que lo notaremos en el último trimestre", declara José Antonio González, gerente de Fenie. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 2008