Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fegamp sale en defensa de los expulsados del Consorcio

Una vez más, la Vicepresidencia de la Xunta ha chocado con los alcaldes. La Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) ha solicitado al vicepresidente da Igualdade e o Benestar, Anxo Quintana, la convocatoria urgente de la comisión de seguimiento del Pacto Local, para solucionar la expulsión del Consorcio que gestiona las galescolas de ocho ayuntamientos gobernados por el PP, después de que denunciaran sentirse coaccionados por Quintana. Vicepresidencia inspeccionó el jueves la escuela infantil de uno de esos ayuntamientos, la de Riós, y denunción "infracciones tipificadas en la ley", lo que para el PP constituye una "venganza".

El presidente de la Fegamp, el socialista Carlos Fernández, ha remitido una carta al vicepresidente y portavoz nacional del BNG en la que le solicita que recapacite en su decisión de expulsar a los ayuntamientos. "La crítica política hecha desde el ámbito de un partido no debe tener consecuencias para las instituciones, a las que, por otra parte, cada uno representa en un momento dado", sostiene Fernández.

Los ocho municipios del PP expulsados firmaron el 29 de abril, junto a otros seis gobernados por otros partidos, la adhesión de sus escuelas infantiles a la red del Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar. Dos días más tarde, siete de los alcaldes del PP denunciaron métodos de Quintana propios de la "mafia siciliana" para que se incorporaran a la red, bajo la amenaza de "asfixiarlos económicamente" si no lo hacían. El 5 de mayo, recibían una carta de Quintana en las que les informaba de que daba por roto el convenio.

Con consecuencias

El presidente de la Fegamp terció ayer en el conflicto a petición de los alcaldes de los ayuntamientos expulsados -Antas de Ulla, Lousame, Vilamartín de Valdeorras, As Neves, Muíños, O Pino, O Rosal e Riós-, que pidieron amparo a la federación municipalista. Carlos Fernández consideró oportuno dirigirse a Anxo Quintana por las "consecuencias negativas que pueda tener para los ayuntamientos afectados, para la ciudadanía en general y para la credibilidad de las instituciones".

El alcalde de Riós lamentó la denuncia de irregularidades en su escuela infantil firmada por los inspectores de Vicepresidencia. "Las instalaciones del centro son las mismas que Quintana consideraba óptimas para ingresar en la red de galescolas", denunció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2008