Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:MODA

Diseño made in China

Nace MiMao, complementos de creación española "buenos, bonitos y baratos"

Cuando Laura Martínez se planteó su futuro laboral, ni su licenciatura en Publicidad ni sus clases de español para inmigrantes chinos le dieron la respuesta. Tampoco el curso de controlador aéreo que acababa de empezar y no tardó en dejar. En su habilidad para las manualidades textiles halló la respuesta. Y en Peseta, la marca de complementos que, aún con la entrañable moneda en curso, creó desde el salón de su casa. Ahí fabricaba, con una máquina de coser y las telas que compraba en Internet, los bolsos, monederos y carteras que luego vendía a sus amigos y conocidos. El boca a oído hizo el resto y pronto pasó de vender desde su salón a hacerlo en un local de la calle Noviciado que bautizó como Pesetódromo e inauguró en octubre de 2006. También en tiendas como la del Museo Reina Sofía. Con punto de venta propio y la producción a cargo de un taller externo a la marca, Peseta pasó a ser una modesta pero rentable empresa de dos socios. Al frente del diseño, Laura, y a cargo de la prensa y la tienda, Jaime Sevilla.

Cada bolso de Peseta que hay en el mundo es único, distinto y especial

Artesanales, joviales -"y hechos con mimo" recalca Martínez- así son los productos de las tres líneas ("maleta", "cosina" y "casa") que Peseta manufactura. Riñoneras, mochilas reversibles, estuches o monederos hechos con distintos retales a modo de patch-work y con nombres propios como "el chico y la chica de veintiuno", dos bolsos mochila. "Cada uno de los Peseta que hay en este mundo es distinto, especial y único" cuenta su fundadora. Lo que se traduce en unos precios que oscilan entre los 15 euros que cuesta un llavero a los 75 de una bolsa bandolera.

Martínez, que no se considera diseñadora sino empresaria, también ejerce de asesora creativa para la tan simpática y juvenil como Peseta; Mimao, una marca de bolsos y zapatos que empezó a gestarse hace dos años y acaba de lanzar su primera colección. Martínez se encarga del diseño de los primeros, mientras que de los segundos lo hace Antonio Salazar, al frente de una empresa familiar de calzado y a quien Martínez conoció "de noche". Los productos MiMao se idean en España y la producción se realiza en China, de donde es el socio capitalista de la marca, Li Tie, un empresario chino de segunda generación que lleva 15 años dedicado a la exportación y distribución de bolsos. Según Salazar, "MiMao no oculta donde produce, al contrario, se enorgullece de sus complementos buenos, bonitos y baratos -sus zapatos y bolsos cuestan entre 25 y 40 euros-". De ahí el nombre, que no sólo suena a chino, también indica que están fabricados con amor, ya que significaría "producto mimado. Porque no todo lo made in China tiene que ser de mala calidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 2008