Craig Venter pone el reto en desvelar el fenoma humano

El científico recibe el premio de la Cátedra Grisolía

El doctor Craig Venter, el científico estadounidense que dirigió en sus inicios el Proyecto Genoma, que culminó en 2003 con la publicación del código genético del ser humano, lanzó ayer en Valencia el próximo reto de los científicos, conocer el fenoma humano.

Más información

Es decir, saber de qué forma se relacionan cada uno de los genes, o miles de ellos a la vez, con cada una de las características físicas y fisiológicas del hombre. Es decir, cómo y por qué se expresan unos genes de una manera o de otra en los distintos individuos o grupos étnicos. Para ello, habló de descifrar primero el genoma de miles de personas y realizar bases de datos digitales con todo tipo de parámetros físicos, biológicos y hasta psicológicos de las mismas. El primer paso ya está dado: "Desde que lo propusimos en nuestra página web ya tenemos miles de voluntarios".

El problema, explicó, es el coste. Para descifrar el código genético diferenciado de un solo individuo, el de Venter, el año pasado, hizo falta una inversión de 100 millones de dólares y tres años de trabajo.

Venter recibió ayer el premio de la Cátedra Santiago Grisolía 2008 y aprovechará esta visita para impartir en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe un ciclo de tres conferencias que concluirá mañana. Ya por la tarde, el genetista, nacido en Salt Lake City (Utah, Estados Unidos) en 1946, impartió la conferencia Secuenciación e interpretación del genoma humano ante un público de unos 200 estudiantes y jóvenes investigadores.

En ella explicó cómo en 1992 el Institute for Genomic Research logró descifrar por primera vez el genoma de un organismo libre, la bacteria Haemophilus influenziae, elegida, según el propio Venter, a propuesta de Grisolía. El científico americano habló de los escollos iniciales, avances en secuenciación, programas informáticos, nuevos métodos de comparación de cadenas de ADN y retos futuros. Y entre esos, se centró en el fenoma, que requerirá de máquinas mucho más potentes para hacer frente a un número de datos exponencialmente mayor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de mayo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50