Crítica:TOROS
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Promesa con futuro

Ayer, en la primera novillada de la temporada taurina barcelonesa, el primero de la tarde acusó invalidez, aunque repetía las embestidas y el local Enrique Guillén muleteó con decisión y mimo. Sin embargo, no pudo evitar que el novillo perdiera las manos varias veces. Al cuarto, un excelente ejemplar, lo muleteó relajado, con quietud y temple. Al segundo intento, la espada, al igual que en su primero, cayó baja.

El novillero francés, afincado en Salamanca, Román Pérez, que debutaba en Barcelona 24 horas después de hacerlo en Madrid, hizo una faena templada y torera a su primero, mientras la res no perdió acometividad. En el quinto, un noble inválido, a pesar de sus deseos y buenas maneras, no pudo cuajar una faena lucida.

El también local Jesús Fernández, de Sant Boi, que actuaba por primera vez con picadores, causó muy buena impresión en su primero, en el que la faena de muleta, a pesar de lo nuevo que es el diestro, fue un modelo de compostura, tranquilidad y torería. Positiva y agradable sorpresa, premiada justamente con una oreja. El sexto llego al último tercio con dificultades, lo que no afligió al joven diestro, que intentó con aplomo y valor imponerse al novillo, siendo volteado sin consecuencias. Fue ovacionado al retirarse del ruedo de la Monumental. Aunque algunos ejemplares acusaron debilidad de remos, la novillada del hierro salmantino de Casasola mostró buena condición, destacando el juego dado por los novillos tercero y cuarto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS