Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Accidente aéreo en la autopista

70.000 vuelos sobre sus cabezas

Los vecinos se quejan de la intensa actividad de Cuatro Vientos

Cerca de 70.000 vuelos al año tienen base en el aeródromo de Cuatro Vientos. Más de 190 al día. Y una gran parte de ellos pasan sobre sus cabezas. Luis Miguel y Susana, cambian la cara cuando escuchan las cifras. Viven desde hace dos años en un piso de la avenida de la Peseta, en el PAU de Carabanchel (que tiene 35.000 vecinos), y en días como el de ayer no se quitan el miedo del cuerpo. "Cuando escuchas que una avioneta se estrella a 500 metros de tu casa, pensar que existe un riesgo...", explican a la puerta de su casa.

Su barrio, como sucede con el de Carabanchel Alto, Aluche, Las Águilas o La Fortuna, en Leganés, sufre diariamente la intensa actividad del aeropuerto de Cuatro Vientos, hoy enclavado en pleno centro urbano y rodeado de urbanizaciones y zonas residenciales. En total, más de 100.000 personas viven en el entorno.

"No es que vivamos siempre pendientes. Al fin y al cabo el aeropuerto estaba aquí antes que nosotros, pero si hay un accidente, pues lo tienes en cuenta", reconoce Carlos, también vecino del ensanche de Carabanchel a las puertas del centro comercial Islazul. No muy lejos de allí, a apenas 300 metros, aún continuaban en la tarde de ayer las labores de retirada de la avioneta siniestrada.

La oposición al aeródromo no es nueva. Desde hace años, las asociaciones de vecinos de la zona han pedido insistentemente su traslado. Ayer no fue una excepción. "No es lógico ni prudente que aún se mantenga una infraestructura así, cuando el crecimiento de los últimos 30 o 40 años ha provocado que quede enclavado en pleno centro urbano", señaló ayer el presidente de la asociación de vecinos de Carabanchel, Juan Fernández, quien recordó que ya se han producido "demasiados accidentes" en los que se han visto implicados aviones que procedían o se dirigían a Cuatro Vientos.

La entidad que preside se reunirá con otra docena de asociaciones de barrios de Madrid, Leganés o Alcorcón en los próximos días para poner en marcha una acción conjunta para exigir el cierre del aeródromo. Y es que los vecinos no las tienen todas consigo. De hecho, recuerdan, el Ministerio de Fomento mantiene un plan director que preveía la ampliación del aeropuerto.

"Inicialmente pedimos que haya una paralización de la actividad temporal hasta que quede claro el origen del accidente", añadió Antonio Abueitah, de la asociación vecinal de Aluche. "¿Es que hay que esperar a que ocurra una desgracia para que se ponga sobre la mesa el peligro que supone para miles de vecinos un aeropuerto así?", se preguntó. Este barrio no se ve afectado habitualmente por el vuelo de avionetas o helicópteros, pero sí sufren el ruido. Además, insistían ayer por la tarde los residentes de la zona, nadie puede sentirse a salvo con una instalación de esas características a pocos metros de sus casas.

"Después de lo de hoy, nadie te dice que un avión descontrolado no vaya a caer encima de unas casas", aventuraba Damián, mientras descansaba en el banco de un parque junto a su amigo Leopoldo. Ambos llevan "toda la vida" viviendo en Aluche. Aunque, recuerdan ambos, "Cuatro Vientos siempre ha estado ahí".

No muy lejos, en el barrio de La Fortuna, la preocupación es muy similar, como reconoce la presidenta de la asociación de vecinos, Angelines Mico: "Hay que tener en cuenta que se trata, en la mayor parte de los casos, de vuelos en prácticas, con personas inexpertas, que pasan en ocasiones rozando los tejados de nuestras casas", protestaba la presidenta.

El grupo de concejales de Izquierda Unida de Leganés anunció ayer que pedirá en el pleno municipal la retirada "inmediata" del aeródromo al Ministerio de Fomento, debido a que el vuelo de avionetas afecta a miles de familias de los barrios de La Fortuna y Leganés Norte.

30 muertos en accidentes de avionetas

- Un total de 30 personas han muerto en la región en accidentes de avionetas y ultraligeros desde 1991.

- El siniestro más grave ocurrió el 5 de febrero de 1998, cuando un avión del Ejército del Aire se estrelló en la sierra de Guadarrama. Murieron sus cinco tripulantes.

- El penúltimo accidente se registró en Villanueva de la Cañada, cuando perdieron la vida un instructor de vuelo y su alumno, de 22 y 36 años, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de abril de 2008

Más información