El colapso de la justicia

Ocho de cada 10 juzgados de Violencia sobre la Mujer no son exclusivos

En estos momentos hay 458 juzgados de Violencia sobre la Mujer en España: al menos uno por cada partido judicial y más de uno en algunas grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla o Málaga. Pero sólo 83 de ellos (el 18%) son exclusivos mientras que ocho de cada diez se encargan a la vez de tres tipos de asuntos: civiles, penales y violencia de género. Son los llamados juzgados compatibles y al menos 42 de ellos están sobrecargados.

El criterio que se ha seguido para determinar el número de juzgados colapsados tiene como eje el juzgado número 5 de Torrejón de Ardoz (Madrid), que no atendió de forma adecuada a la mujer argentina asesinada el pasado 10 de abril después de denunciar en numerosas ocasiones que el agresor quebrantaba la orden de alejamiento. Este juzgado recibió 388 denuncias en 2007. La Inspección del Consejo General del Poder Judicial estableció el año pasado en un informe que la carga de trabajo de este órgano era excesiva, por lo que este periódico ha considerado como sobrecargados todos aquéllos juzgados compatibles que el año pasado recibieron más denuncias que el de Torrejón y que no han sido reforzados. Puede ser un criterio objetivo válido, según fuentes del Observatorio de Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial, al margen de que la situación de cada juzgado dependerá también de otras variables como el número de funcionarios y su nivel de eficacia, o la diligencia del juez.

Faltan unidades de valoración para evaluar el riesgo de cada víctima
Hay algún juzgado exclusivo también colapsado, como el de Las Palmas

Los órganos colapsados pueden ser incluso más que los señalados. En Jumilla (Murcia), por ejemplo, no se recibieron en 2007 más de 388 denuncias, pero es un juzgado único en el partido judicial, lo que significa que se encarga de todos los asuntos que llegan. Ese año tramitó 241 denuncias por violencia machista además del resto de procedimientos.

La situación en los juzgados exclusivos es bastante mejor. Los de algunas ciudades como Málaga, Madrid o Sevilla estaban muy sobrecargados, pero en 2007 se crearon órganos nuevos. Aunque alguno sigue con una carga de trabajo difícilmente digerible: Las Palmas recibió el año pasado 1.757 denuncias y aún no ha sido reforzado.

Uno de los problemas más graves relacionados con la escasez de juzgados exclusivos, aparte de la sobrecarga y de que jueces y fiscales no estén especializados, es la falta de unidades de valoración integral del riesgo de la víctima. El Gobierno ha creado 29 en las comunidades sin competencias propias de Justicia, y además Andalucía tiene ocho. Muy pocas para atender las más de 120.000 denuncias que se presentan cada año por violencia machista.

Estas unidades, formadas por médicos forenses, psicólogos y trabajadores sociales, son las encargadas de hacer un estudio de la mujer, los menores y el presunto agresor. Valoran la peligrosidad del hombre, lo que permite al juez adoptar las medidas adecuadas y a la Policía o Guardia Civil escoger la mejor forma de proteger a la víctima. Sólo así se puede determinar realmente si es necesario un escolta día y noche para la mujer o por el contrario basta con un seguimiento ocasional o un teléfono de teleasistencia.

"Para que los jueces se acerquen al 100% en la valoración del riesgo de las víctimas y se eviten nuevos casos como el de Sylvina Bassani es indispensable que, al menos en cada provincia, haya unidades de valoración forense, que todavía no existen en algunas comunidades autónomas", señala Montserrat Comas, presidenta del Observatorio de Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de abril de 2008.

Lo más visto en...

Top 50