La Vall de Guadalest rechaza el vial rápido entre Benidorm y Alcoi

Los vecinos denuncian el impacto ecológico en el valle, su principal recurso

La Consejería de Infraestructuras y Transportes ha incluido dentro del Plan de Carreteras la reconversión de la carretera CV-70 que une Benidorm y Alcoi en una vía rápida, lo que representa la construcción de una plataforma recta en la que los vehículos puedan circular a 100 kilómetros por hora, y el trayecto pueda realizarse en 25 minutos, es decir, la mitad del actual. El vial atravesará el corazón de La Vall de Guadalest, cuyos habitantes, alrededor de un millar, han empezado las movilizaciones. Rechazan el proyecto al entender que afectará sobre su principal valor, el paisaje. De hecho, expertos de la Universidad de Alicante propusieron en un estudio reciente la declaración de Reserva de la Biosfera para el valle, conformado por las sierras Aitana, Serrella y Xortà, declaradas las tres Lugares de Interés Comunitario (LIC) por la Unión Europea, y por el que discurren los ríos Guadalest -con un embalse del mismo nombre- y Algar.

Los pueblos de la costa de La Marina Baixa sí apoyan la nueva carretera

Decenas de vecinos de las Marinas, El Comtat y L'Alcoià han participado en las dos primeras reuniones del colectivo Opció Aitana en El Castell, para crear una plataforma que se ha fijado como objetivo tumbar la iniciativa del Consell. Carles Soler, portavoz de la Associació Ventpluig y miembro de Opció Aitana, considera que la nueva carretera "abre posibilidades urbanísticas y que nos convirtamos en pueblos de paso", y excluye a quienes quieren "saborear el encanto natural del valle".

El Consell cuenta con 900 millones de euros de presupuesto para desarrollar el proyecto. Las dificultades orográficas se salvarán con obras de ingeniería: un túnel de dos kilómetros para burlar el puerto de Confrides, situado a 960 metros sobre el nivel del mar.

Los habitantes de la Vall de Guadalest están intranquilos, también algunos dirigentes del Partido Popular. Benimantell es el municipio más poblado, con 500 habitantes, y también el más afectado por el trazado. Felip Miralles es su alcalde desde 1979: "No sabemos nada. No sé si cortará el valle por el medio. No sé. Aquí, si pregunto nadie está de acuerdo", dice el primer edil. La alcaldesa de El Castell, Trinidad Amorós, también del PSPV-PSOE, no se opone, pero lo condiciona a la forma en la que vaya a hacerse.

Frente al pesimismo de los habitantes de la Vall de Guadalest está la postura de los municipios de la costa como Benidorm y La Vila, y también los de segunda línea. El alcalde de La Nucia, Bernabé Cano, se mostró eufórico: "Volverá a situar a La Nucia como el municipio mejor comunicado de La Marina Baixa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de abril de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50