Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recoder acepta integrarse en la ejecutiva de Convergència y pide pactos con el PSC

El alcalde de Sant Cugat, Lluís Recoder, uno de los exponentes del nacionalismo pragmático y moderado dentro de Convergència Democràtica (CDC), desveló ayer que en el congreso de julio se integrará en la ejecutiva del partido en un cargo de "responsabilidad en la toma de decisiones", pero "compatible" con sus tareas municipales. En declaraciones a RAC 1, Recoder informó de que ha aceptado la invitación que en este sentido le ha cursado el líder convergente Artur Mas, después de rechazarla en el congreso de hace cuatro años para, argumentó, dedicarse a la alcaldía de Sant Cugat, el principal Ayuntamiento en manos de Convergència i Unió.

Lluís Recoder, que últimamente, tras meses y meses de silencio, se prodiga en manifestaciones sobre política interna de partido en pleno periodo precongresual, todavía no ha desvelado cuáles son sus aspiraciones en el organigrama convergente y se limita a teorizar sobre aspectos ideológicos. Así, ayer invitó a Artur Mas a confeccionar una dirección más "poliédrica" que represente a todas las sensibilidades que conviven en Convergència, desde moderados hasta independentistas, y a que este abanico se refleje en el discurso y en el quehacer diario de la formación. "Se tienen que sentir cómodas personas que tengan unos objetivos nacionales que no sean exactamente los mismos (...). Puede haber gente moderadamente nacionalista que puede estar avanzando conjuntamente con gente que es independentista", señaló.

Aunque sus palabras reflejaban el espíritu que Mas quiere dar a su proyecto de "casa grande del catalanismo", el alcalde de Sant Cugat evitó poner etiquetas a sus reflexiones. Indicó, no obstante, que el partido debe hacer un esfuerzo para ocupar la centralidad política en Cataluña y no dejarse arrebatar esta posición por el Partit dels Socialistes, "el principal adversario" electoral. Sin embargo, este aspecto no debe suponer, precisó, impedimento alguno para que CiU y el PSC acuerden "los grandes temas de país", empezando por el nuevo sistema de financiación, que debe firmarse en agosto.

Recoder, siempre muy cauto en sus declaraciones, deslizó algunas críticas contra Mas al censurarle su empecinamiento en rodearse de un núcleo fijo y hermético de colaboradores. Sin citarlos, se refirió a dirigentes como David Madí, Quico Homs y Oriol Pujol. El alcalde pidió a Mas "generosidad" para "abrir" su grupo de confianza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de abril de 2008