MEDIO AMBIENTE

Tecnología y ecología se unen en hacer 'birdwatching' por Internet

Los internautas participan en el avistamiento de pájaros - La observación colaborativa busca el pájaro carpintero de pico marfileño, que se creía extinto

En los últimos años, más de 70 especies de pájaros subtropicales han sido avistadas mucho más al norte de su habitual radio de acción en el sur de Tejas. Estos cambios de conducta ponen de manifiesto las profundas alteraciones en la estructura y organización de uno de los mayores reinos biogeográficos del planeta, que podrían estar relacionadas con el calentamiento global.

Más información

Para poder estudiarlos, juntando los esfuerzos de la comunidad científica con el de centenares de apasionados de birdwatching, Ken Goldberg, artista y profesor de ingeniería de la Universidad de Berkeley y Dezen Song, de la Universidad A&M de Tejas, junto con la Welder Wildlife Foundation y el Instituto Smithsonian, han lanzado CONE (Collaborative Observatories for Natural Environments), un proyecto que combina las tradicionales técnicas de campo con una red de observatorios telerrobóticos, accesibles desde Internet.

En la web del proyecto es posible registrarse para participar en los avistajes desde la red de cámaras del próximo observatorio, que se inaugura el día 28 en el Welder Wildlife Refuge: 3.200 hectáreas atravesadas por el río Aransas en el sur de Tejas, con la mayor variedad de pájaros de Norteamérica, excluyendo el Trópico.

"El proyecto representa un avance fundamental en el conocimiento de la robótica en la Red. Hemos desarrollado algoritmos inéditos para clasificar los datos obtenidos de la observación colaborativa, que combina estímulos humanos y sensores", explica Goldberg.

Desde 1954, la fundación Welder conserva registros detallados de su fauna aviaria y otras comunidades, que permitirán llevar a cabo varios estudios comparados cuando acabe la investigación de CONE, en 2010.

"El cambio climático pone preguntas epistemológicas que conectan mis facetas de artista e ingeniero; por ello empecé a pensar en cómo robots y redes pueden contribuir a explicar este fenómeno", explica Goldberg, que se dio a conocer con uno de los primeros proyectos artísticos de telepresencia a través de Internet. Gracias al TeleGarden, centenares de internautas se convirtieron en jardineros para plantar semillas y regar brotes, con un brazo mecánico, activado por control remoto.

La telepresencia

Casi 15 años después de aquello, Goldberg aplica telepresencia y sensores a la práctica del birdwatching, evitando a científicos y apasionados largas e incómodas esperas. "Nuestro objetivo es involucrar a miles de personas para fotografiar y recoger datos sobre las incidencia diarias y estacionales de los pájaros", explica el artista californiano.

El nuevo observatorio, que cuenta con una interfaz en Flash para observar y clasificar más fácil y rápidamente, llega avalado por el éxito de sus anteriores entregas, como la que se llevó a cabo en Sutro Forest, en California, entre abril y noviembre de 2007, que dejó tras de sí una web con 27.000 fotos y más de 11.000 entradas en el blog, muy activo hasta la fecha.

"Además, colaboramos con la Cornell University en la búsqueda del Ivory Billed Woodpecker (el pájaro carpintero de pico marfileño), un ave que se creía extinta, desde 1940. Sin embargo, en 2004 un potencial avistaje en la reserva de Bayou DeView comenzó una investigación que hemos apoyado con la instalación de un observatorio automatizado, denominado ACONE", concluye Goldberg.

CONE: www.c-o-n-e.org WELDER: http://cone.berkeley.edu:8001/welder SUTRO: http://cone.berkeley.edu/concierge THE BIRDCAM BLOG: www.elanus.net/sutro

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de abril de 2008.