Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Veinte días de paros en los autobuses urbanos

"Y si llegamos tarde no nos dejan entrar a clase..."

Estudiantes y mayores, entre los más afectados por la huelga de la EMT

Retrasos en el trabajo, pérdida de horas lectivas y citas anticipadas con el médico que deben ser canceladas. La huelga de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) hace perder el tiempo, el dinero y los nervios a miles de madrileños.

Como a Susana Torrado, que tiene 15 años y cursa segundo de la ESO en el colegio San Bernardo. Sentada desde hace media hora en el paseo de la Ermita del Santo, en la parada de autobús de la línea 25, teclea sin parar mensajes en su teléfono móvil. "Llevo aquí desde las cinco menos cuarto y el autobús no pasa", cuenta. Según Susana, la línea 25 nunca ha funcionado muy bien, pero en estos días de huelga el autobús se demora más. Así no hay quien llegue a tiempo al colegio. "Y si llegamos tarde no nos dejan entrar a clase", comenta con fastidio su amiga Ainhoa Zayas.

La historia volvió a repetirse ayer, durante la décimonovena jornada de huelga de los trabajadores de la EMT. El metro reforzó, como a diario durante la huelga, su servicio con un incremento del 5%. De poco le sirve esto a Susana. "Los metros van llenos por la mañana", comenta. Además, en esta zona, el metro queda a unos dos kilómetros, con las paradas de Alto de Extremadura o Puerta del Ángel como las más cercanas. Finalmente, tras unos 50 minutos de espera, las dos jóvenes suben al autobús.

Nueva reunión

Para hoy está prevista una nueva reunión de trabajadores y empresa para tratar de llegar a un acuerdo. El jueves los empleados se reúnen en asamblea y el viernes está convocada la última jornada de paros. Los sindicatos han adelantado que, si no se llega a un preacuerdo entonces, convocarán un nuevo calendario de huelgas.

A las seis de la tarde de ayer y dada la tardanza, en las paradas del centro de Madrid se forman corrillos. Lidia Castilla García, de 73 años, dice que a ella no le gusta el metro y que de la huelga está "harta". Tiene algún problema de salud y ya ha perdido la cita con el médico un par de veces.

Como a la mayoría de usuarios, también a Marisa Moreno, que lleva a su hijo pequeño al colegio San Bernardo y que toma la línea 25 con frecuencia, le parecen "estupendas las reivindicaciones de los trabajadores de la EMT", pero considera que ya es hora de que lleguen a un acuerdo con la empresa. "Cuando los niños salen del colegio no hay tanto problema. Lo peor es en los días laborables por las mañanas", afirma.

Los paros vuelven hoy de 6.00 a 8.30 y de 17.00 a 19.30; y mañana, de 0.20 a 2.50, de 6.30 a 9.00 y de 17.30 a 20.00.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 2008