Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos hermanos, heridos graves en un tiroteo en plena calle

Dos hermanos sevillanos, Pedro y Emilio N. P., de 36 y 37 años, están ingresados desde ayer por la tarde en sendos hospitales de la capital tras ser tiroteados en el pecho durante una discusión en el barrio del Pozo del Tío Raimundo, en Puente de Vallecas. Los heridos fueron por su propio pie a un centro de salud próximo al lugar del suceso, según fuentes policiales.

Los hechos ocurrieron a las 15.15 frente al número 118 de la calle del Cabo de Tarifa. Se trata de una plaza semicerrada con soportales. "He oído al menos cuatro detonaciones. Era la hora de comer y no le he dado mucha importancia, porque pensé que eran petardos", explicó una vecina de la zona.

"Menos mal que ha ocurrido a esa hora, porque esa plaza suele estar llena de chiquillos jugando al fútbol", añadió a renglón seguido un residente.

Los dos hermanos, que cuentan con antecedentes policiales por diversos delitos, habían viajado desde Sevilla. Fueron directamente al centro de salud José María Llano, en la calle del Cabo de Machichaco, a unos 200 metros del lugar donde se produjo el tiroteo. Allí les hicieron las primeras curas. Fuentes sanitarias explicaron que, al ver la gravedad de las lesiones, avisaron al Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid (Summa), que envió dos UVI móviles al centro de salud.

Dos disparos

El menor de los hermanos, de 36 años, había recibido un golpe en la cara. También presentaba una herida por arma de fuego en el hemitórax izquierdo con orificio de entrada y salida. Fue trasladado con pronóstico grave al hospital 12 de Octubre. La bala no afectó a órganos vitales, según fuentes del centro.

Su hermano había recibido un disparo a la altura del hemitórax derecho. Sólo presentaba orificio de entrada, por lo que todavía tenía alojado en el cuerpo el proyectil. Fue trasladado al servicio de urgencias del hospital Gregorio Marañón.

Fuentes médicas explicaron que las víctimas no llegaron a hablar mientras eran atendidos ni tampoco en el viaje a los hospitales. Ambos pacientes están a la espera de su evolución en las próximas horas, dada la gravedad de las lesiones que presentan.

Los agentes del Grupo VI de Homicidios se han encargado de las investigaciones. Las primeras pesquisas apuntan a que pueda tratarse de un ajuste de cuentas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 2008