Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal del Supremo desiste de pedir mayores penas para Bouchar y Zouhier

La junta de fiscales decidió por nueve a siete no apoyar los recursos de la acusación

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha decidido no apoyar ninguno de los principales recursos de casación interpuestos por las acusaciones particulares contra la sentencia del 11-M, según un informe que está ultimando y que hará público la próxima semana. En concreto, no apoyará los recursos que piden que Abdelmajid Bouchar, el terrorista que escapó corriendo del piso de Leganés, sea considerado autor material de los atentados, ni el que considera al confidente Rafá Zouhier como cooperador necesario por suministrar los explosivos de los trenes. Según fuentes de la Fiscalía del Supremo, aunque la decisión "no es oficial todavía, la idea es no apoyar".

La decisión de no apoyar los recursos de las acusaciones fue adoptada en junta de fiscales de la sección penal del Tribunal Supremo el pasado día 8, por un estrecho margen de 7 votos favorables a apoyar y 9 en contra. Según fuentes de la fiscalía, la idea inicial era apoyar los recursos y se estuvo trabajando en esa línea, pero finalmente se desechó, aunque el informe final aún "no es definitivo".

Según las fuentes consultadas, lo más lógico hubiera sido impugnar en casación el fallo que impuso a Bouchar una pena de 18 años de prisión (12 por integración en organización terrorista y 6 por suministro de explosivos) y otra de 10 años a Rafá Zouhier por suministro de explosivos frente a los 38.950 años que pidió para cada uno de ellos la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Sin embargo, el criterio de la Fiscalía de la Audiencia fue impugnar únicamente la absolución de Rabei Osmán al Sayed, El Egipcio, supuesto cerebro de los atentados, al que la Audiencia absolvió tras haber sido condenado en Italia por delito equivalente al de dirigente de banda armada, aunque sin sentencia firme. El fiscal pide ahora 10 años de cárcel para Osmán.

El fiscal del Estado, Cándido Conde-Pumpido, dejó la puerta abierta a que en el Supremo se apoyasen los recursos de las víctimas contra las condenas más dudosas. Pero en la junta de fiscales del jueves día 10, antes de quedar cesante Conde-Pumpido por el nombramiento del nuevo Gobierno, el fiscal de sala Luis Navajas dio cuenta de que la propuesta de la Fiscalía del Supremo era la de impugnar la totalidad de los motivos de casación de las defensas y acusaciones, a falta de analizar una serie de piezas de responsabilidad civil que estaban en la Audiencia Nacional y no habían llegado a tiempo.

Según fuentes del entorno de Conde-Pumpido, en aquella reunión Navajas no mencionó que hubiera habido ninguna discrepancia, "lo cual no quiere decir que no la haya habido". Previsiblemente, la fiscalía sí apoyará los recursos de algunos perjudicados que reclaman que se eleven sus indemnizaciones.

El grupo de fiscales que quedaron en minoría iba a apoyar los motivos de casación de algunos recurrentes por entender que si los suicidas de Leganés fueron condenados como autores de los atentados, Bouchar también debió haberlo sido, en la medida en que, de haber muerto en el piso con los demás, habría sido declarado autor de los hechos como lo fueron los siete suicidas. La diferencia es que al salir del piso de la calle Martín Gaite de Leganés a tirar la basura, Bouchar se dio cuenta de la presencia de la policía y consiguió huir.

En el juicio, Bouchar fue absuelto de los asesinatos y estragos terroristas porque una testigo protegida le confundió con Jamal Zougam, lo que impidió acreditar su presencia en el lugar de los atentados. Pero existen otros indicios que apuntan a su pertenencia a la misma célula terrorista y al núcleo que participó en los atentados. Su ADN fue encontrado en restos de comida de la bolsa de basura que dejó en su huida y en otros escenarios del 11-M, particularmente en la vivienda de Chinchón a donde fueron trasladados los explosivos de Mina Conchita.

Por similares razones las acusaciones piden que se condene al confidente Rafá Zouhier no sólo como suministrador de los explosivos, ya que la sentencia declara que se reunió en una hamburguesería con yihadistas como Jamal Ahmidan, El Chino.

El hecho incontestable es que, tras un serio debate, los fiscales que se pronunciaron a favor de apoyar los recursos de las acusaciones quedaron en minoría. Las fuentes consultadas lo justifican por dificultades de orden técnico: "La sentencia en principio no es ilógica y en casación habría que destruir lo que dice sin poder revisar las pruebas"... Sin embargo, otras fuentes creen que no es difícil encontrar multitud de ejemplos en que los fiscales, puestos a recurrir, no se han andado con tantos remilgos. Con todo, la Fiscalía del Supremo tiene pendiente de entregar el informe final por lo que la decisión de conjunto aún no es "definitiva". Aunque, insiste un fiscal del Supremo, "en este momento no se apoya ningún recurso".

El fiscal ante el 11-M

- La Fiscalía del Tribunal Supremo aduce razones de orden técnico para impugnar los recursos de las acusaciones, aunque casi la mitad de los fiscales de la junta de sección apostaban por apoyar que Bouchar y Zouhier sean condenados como coautores de los hechos a los 38.950 años que pidió para cada uno el fiscal de la Audiencia Nacional.- Sólo está previsto apoyar los recursos de algunas de las víctimas cuyos abogados piden que se eleven las indemnizaciones que se les concedieron en la sentencia del 11-M.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de abril de 2008

Más información