Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Touriño destaca en Madrid la aportación del PSdeG a la victoria de Zapatero

El presidente anuncia que un empresario gestionará la Cidade da Cultura

"De cada tres votos adicionales obtenidos por las candidaturas socialistas en toda España, uno fue cosechado en la comunidad gallega". Con este argumento y el de la "hemorragia" electoral sufrida por el PP en Galicia, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, exhibió ayer en Madrid la contribución del socialismo gallego a la victoria electoral de José Luis Rodríguez Zapatero en las elecciones generales del pasado 9 de marzo.

"Galicia es la comunidad autónoma donde el socialismo creció más en los primeros ocho años del siglo", señaló el presidente gallego. "Un crecimiento de 17 puntos que duplica con creces el crecimiento medio registrado en España".

"En Galicia es donde más ha crecido el PSOE en los últimos 8 años"

Ante un auditorio compuesto por representantes del mundo empresarial y de la política convocado por el Foro Nueva Economía, Touriño contrapuso el cambio político y económico de Galicia al mito de la Baviera gallega alimentado durante años por su antecesor en el cargo, el popular Manuel Fraga. "Paradójicamente, durante esos 16 años [de mandato de Fraga] Galicia se alejó paradójicamente de la Baviera económica y social, una de las regiones más desarrolladas de la Unión Europea", explicó Touriño

El presidente gallego expuso durante algo menos de una hora su análisis del camino recorrido por la comunidad gallega en los tres primeros años de la legislatura, gracias al cual hoy posee "musculatura" suficiente para hacer frente a la desaceleración económica.

En ese marco, explicó los cambios que Galicia quiere introducir en el modelo de financiación autonómica (para que tenga en cuenta la dispersión y el envejecimiento de la población, así como la numerosa población que vive en la emigración), en el Fondo de Suficiencia y el Fondo de Compensación Interterritorial.

Touriño concluyó su intervención haciendo referencia al año 2012 como "la fecha talismán" de Galicia porque entonces, entre otras cosas, estará "en vísperas de converger con Europa", habrá ordenado su territorio y las rías estarán saneadas. El AVE, añadió, habra llegado a Galicia y el 95% de la energía que consumirá la comunidad gallega sera renovable.

El presidente, que fue presentado en el Foro por el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, volvió a descartar a posibilidad de una adelanto electoral en Galicia porque no advierte "otra cosa que tranquilidad en la sociedad". "Lo mejor que se puede hacer es mantener el contrato de cuatro años con los ciudadanos", afirmó. La posibilidad de llevar a cabo un adelanto por razones "técnicas" (de otro modo las elecciones coincidirán con las europeas) "será valorada en su momento", señaló, aunque su intención es "no mover el calendario" por culpa de la situación económica o por motivos de "coyuntura política".

En su discurso de presentación, José Blanco había abundado en la idea de que Galicia ha ganado peso en España de la mano de Touriño, por "méritos propios" y "sin el tradicional victimismo de los gobiernos del PP", a los que acusó de haberse "refugiado" en la "falsa excusa" de la permanente marginación por parte del Gobierno central. Con ese pretexto, los dirigentes populares ocultaban, según Blanco, su "incompetencia y falta de decisión".

En el turno de preguntas, y como ya ocurriera en ocasiones semejantes, Touriño tuvo ocasión de desmentir que el castellano sufra ninguna clase de discriminación en Galicia. El presidente calificó de "falsas" las acusaciones que, en ese sentido, está difundiendo el PP. La actuación de este partido, aseguró, le "apena y duele", porque está "empeñado" en convertir el idioma en un problema.

Entre las respuestas del presidene a los asistentes, una muy concreta. ¿Ya ha pensado en el nombre de la persona que va a presidir la Fundación de la Cidade da Cultura?, le preguntaron. "Un empresario y un hombre de la cultura" con el perfil necesario, añadió sin entrar en más detalles. El presidente precisó a este diario que se trata de crear una nueva fundación que se encargará de la explotación y gestión de la Cidade da Cultura. En este organismo se integrará la iniciativa privada que colaborará en impulsar el proyecto. "El perfil está definido, será un empresario relacionado con el mundo de la cultura, aunque el nombre no lo tengo todavía cerrado", explicó Touriño. La actual Fundación Cidade da Cultura se encargará exclusivamente de supervisar el desarrollo de las obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de abril de 2008