Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Chaves crea una vicepresidencia económica

El presidente andaluz, investido sólo con los votos del PSOE

Por primera vez desde 1990, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, contará con dos vicepresidentes en el Gobierno: Gaspar Zarrías ocupará la vicepresidencia política y seguirá siendo el titular de la Consejería de la Presidencia, y José Antonio Griñán, la vicepresidencia económica y responsable de la Consejería de Economía y Hacienda, según confirmaron a EL PAÍS fuentes próximas al presidente de la Junta. Minutos después de superar su sexta investidura como presidente en primera votación y con sólo los votos del PSOE, Chaves se marchó a su despacho para iniciar los contactos telefónicos.

Zarrías mantendrá las competencias de coordinación de todo el Gobierno, mientras que Griñán asumirá todo el peso de los departamentos económicos. Además, la decisión de Chaves no indica ninguna sucesión.

Las primeras decisiones sobre el nuevo Gobierno andaluz se sucedieron a un durísimo debate de investidura en el que, desde el primer momento, quedó claro que el PP no va a conceder ni 100 días de cortesía al nuevo Gobierno andaluz, y que el PSOE tampoco confía en tres meses de tregua de la derecha. "Si usted no me va a dejar pasar ni una, me parece bien, pero yo a usted, tampoco", aseguró Chaves antes de resultar elegido por sexta vez, sólo con los votos de los socialistas.

Sin posibilidad de pacto

El cara a cara mantenido ayer por Chaves y el portavoz del PP, Javier Arenas, a veces en un tono de rivalidad personal, aleja la posibilidad de pactos a corto y medio plazo, pese a que ambos dijeron tener la mano tendida.

El papel de Izquierda Unida, con seis diputados, frente a los 56 del PSOE y los 47 del PP, está por ver. Para empezar, el discurso de su portavoz, Diego Valderas, quedó eclipsado por el combate dialéctico entre Chaves y Arenas.

El líder del PP desconfió de la voluntad del dirigente socialista para llegar a acuerdos y, a renglón seguido, aseguró que le concede "el mínimo de credibilidad" por sus incumplimientos. "Para usted, los objetivos son los mismos, pero faltan reformas. Si sus compromisos fueran contratos, los juzgados estarían colapsados", afirmó Arenas.

Chaves replicó con dureza: "No sabía que, después de ganar por mayoría absoluta, era el reflejo de un proyecto agotado; [Usted] ha perdido tres veces, ¿no resulta agotador?". "Reconozco su desparpajo para vender una moto averiada", concluyó.

Arenas acusó a los socialistas de tener "tics-autoritarios", de "soberbia", "propotencia", de carecer de grandeza en su victoria electoral, de querer "jubilarlo" porque, según dijo, él pone al líder socialista andaluz "un poquito de los nervios". Con el portavoz de Izquierda Unida, Diego Valderas, Chaves estuvo más conciliador, aunque le recordó varias veces que bloqueó el Gobierno con ayuda del PP hace 14 años. "Hay espacio de acuerdo. Ustedes tienen la palabra", dijo Chaves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de abril de 2008